Facebook

DestacadaEntrevistasImagen ArribaLa ciudadPolítica
CORDÓN FRUTIHORTÍCOLA

Barros Schelotto: «Los productores necesitan del acompañamiento del Estado»

A raíz de la pandemia,el cordón frutihortícola platense, uno de los cinco más grandes del país, se encuentra atravesando una gran crisis tras la caída del consumo y el aumento del dólar. En este sentido, Oeste Platense dialogó con la diputada provincial e ingeniera agrónoma Carolina Barros Schelotto, acerca de las medidas que se pueden generar desde el Estado para ayudar al sector y así, generar una paulatina reactivación económica.

Foto: Infocronos

La diputada por Juntos por el Cambio destacó que este sector, compuesto por productores hortícolas y florícolas, «viene trabajando hace muchos años» y necesita que «en este difícil momento se le den herramientas financieras». Afirmó que los más perjudicados por la pandemia fueron los floricultores, sector que «durante dos meses estuvo cerrado completamente. En este sector están por un lado los viveros, que venden plantas o plantines, donde de hecho aumentaron las ventas, y por el otro lo que tiene que ver con flores de corte», donde las ventas bajaron considerablemente ya que «en un momento de bolsillo flaco la gente no va a buscar una flor de corte».

Al respecto, Barros Schelotto indicó que dichos productores «necesitan de ese acompañamiento del Estado en este momento tan difícil de la economía. Todo el sector lo está viviendo con mucha incertidumbre, viendo qué pasa. El dólar va subiendo y los insumos son todos dolarizados». Para ello, propuso una serie de medidas destinadas a auxiliarlos: «Nosotros podemos ayudar ya sea en las capacitaciones, en la financiación, dándoles acceso a créditos con tasas blandas o en el cambio en la modalidad de producción, avanzando hacia la agroecología».

La diputada había presentado un proyecto de ley en el año 2018 para avanzar en este sentido, que tiene como eje la implementación de una aplicación racional y responsable de los agroquímicos en la provincia, ya que la ley vigente data de hace treinta años. «Las modalidades cambiaron mucho, al igual que los productos, por eso necesitamos aggiornarnos a una nueva reglamentación que se condiga con lo que estamos viviendo. La gente empezó a tomar más conciencia respecto al cuidado del ambiente. Y en este cuidado del ambiente, es donde la aplicación de agroquímicos debe realizarse de manera racional y responsable». A la vez, explicó que si se lleva a cabo «una mala aplicación, no se respetan los períodos de carencia o se aplican productos que quizá no son los convenidos para determinada hortaliza, estamos incurriendo en faltas que pueden causar daños en la salud».

«Nosotros podemos ayudar ya sea en las capacitaciones, en la financiación, dándoles acceso a créditos con tasas blandas o en el cambio en la modalidad de producción, avanzando hacia la agroecología». Carolina Barros Schelotto

Si bien dicho proyecto quedó paralizado luego de ingresar a la comisión de Asuntos Agrarios para su tratamiento, por falta de consenso, espera que la ley salga ya que «si hay algo con lo que estamos en deuda con los bonaerenses es en tener una buena ley de agroquímicos».

En cuanto al cordón frutihortícola platense, insistió en que debe ser asistido por el Estado ya que es fuente laboral de más de 7 mil familias. Destacó que: «es un sector donde hay muchos productores que de manera solidaria están ayudando a comedores. No es que les sobra, sino que están dejando una parte de ellos para dársela a otros que lo necesitan más».

Y agregó que se trata de «un sector amplio que sigue creciendo. Tenemos mucha inmigración boliviana que se ha asentado para trabajar en el cordón, y lo va haciendo cada vez más amplio. Y ese hacerlo más amplio, también requiere de un ordenamiento territorial que en algunos lugares se puede hacer de manera intensiva (bajo invernáculos) y en otros extensiva (a campo abierto). Siempre teniendo en cuenta las características del suelo, de la zona y privilegiando los invernáculos para prevenir inundaciones, ya que de esta manera la infiltración en el suelo es mucho menor. Hay muchas cosas para trabajar y que se pueden hacer de manera coordinada entre el municipio y la provincia para llegar a un buen puerto».