Facebook

DestacadaImagen ArribaSin categoría
EDITORIAL

“Despacito” y la conquista de Estados Unidos

Un estudio sobre pop en español en Estados Unidos destacó que la música en ese idioma “dio un salto sin precedentes” en 2018 a partir de la canción “Despacito” de Luis Fonsi.

El informe se titula “El pop en español en Estados Unidos: un espacio para la articulación de la identidad latina“, fue elaborado por Eduardo Viñuela, profesor titular del Departamento de Historia del Arte y Musicología de la Universidad de Oviedo,  y fue publicado por el Observatorio de la lengua española y las culturas hispánicas en Estados Unidos del Instituto Cervantes de Harvard.

Según la agencia de noticias DPA, el documento indica que la exitosa canción “Despacito”, interpretada por Luis Fonsi y acompañado por Daddy Yankee, marcó un antes y un después en el mercado musical estadounidense ya que, desde su lanzamiento en 2018, provocó un mayor consumo de música en español tanto en Estados Unidos como en el mundo.

UN FENÓMENO QUE CRECE

Quizá no hubo una canción en español tan popular desde “La Macarena“, autoría de Los del Río, originarios de Sevilla. Ambas canciones comparten una masividad que las hace ser reproducidas en infinidad de fiestas y eventos alrededor del mundo, invitando a bailar o al menos a intentar reproducir su coreografía o su letra.

Para los que no la recuerdan, este es el pasito y el tema con el que los españoles recorrieron el mundo entero, y que aún hoy sigue siendo reversionado en distintos estilos musicales: 

Estas canciones, que de alguna manera pululan por esa especie de inconsciente colectivo a lo largo del mundo, han sido y son las embajadoras de la lengua hispana en aquellos países donde el español no es nativo. Es por ellas que miles de personas se han interesado en estudiar y hablar la lengua de Cervantes, aunque sea transitoriamente, para entender lo que los artistas dicen.

No es extraño que muchos y muchas se indignen, todos conocemos a alguien así. No comprenden cómo estas canciones, de apariencia tan sencilla e incluso repetitiva, sin demasiado vuelo poético o con melodías simplonas, sean la insignia de una lengua rica y llena de exponentes como la nuestra.

Habiendo tantas otras de “mayor calidad”: ¿por qué triunfan estas?. Quizá en su sencillez esté la respuesta. Pegadizas, bailables, con movimientos característicos; son una invitación universal a pasar un buen momento. Sin estructuras gramaticales complejas, sin quimeras metafóricas, sin arreglos que derrochen exquisitez compositiva.

¿Se imaginan querer conectar con un extranjero, que no habla nuestra lengua -y/o incluso nosotros tener dificultades con su idioma- , con un tema de Spinetta?. Es mucho para explicar. Pero darle a tu cuerpo alegría y cosa buena, poniendo las manos tras de la cabeza, o bailar despacito como la canción indica, son formas increíblemente sencillas y efectivas de vincularnos con los demás.