Facebook

Imagen CentradaLa ciudadLa Ciudad
PREVENCIÓN DEL COVID-19

El CONICET terminó el cañón de ozono para desinfectar espacios públicos

En las últimas horas, científicos del Consejo Nacional de Investigaciones Científicas y Técnicas de Argentina (CONICET) finalizaron la construcción del  prototipo de un cañón de ozono, un equipo que permite generar altas concentraciones de ese gas para posteriormente diseminarlo en diferentes espacios públicos, y así eliminar de forma rápida y segura virus como el COVID-19, bacterias y otros gérmenes.

Se trata de un desarrollo diseñado y  construido en el Instituto Argentino de Radioastronomía (IAR, UNLP-CONICET-CICPBA) que se encuentra en la etapa final de pruebas respondiendo a todos los parámetros previstos. Estiman que podría ser aprobado por los entes de control a mediados de diciembre y servirá para desinfectar rápidamente espacios públicos cerrados como aulas de escuelas, oficinas, restoranes, habitaciones de hoteles y geriátricos, salas de hospitales, entre otros.

El director del IAR e investigador del CONICET, Gustavo Esteban Romero, explicó que el ozono, en su justa medida, es el esterilizante y desinfectante más potente que se conoce, pero, además de ser altamente efectivo, es completamente inocuo para seres humanos y animales. «Se emplea con absoluta seguridad y da resultados óptimos e infinitamente más confiables que los que se consiguen con productos químicos. Posee una gran capacidad destructiva para los virus y bacterias; se acopla a la estructura molecular o a la membrana lipídica, que es la grasa que recubre a las bacterias, destruyéndolas», precisó.

Finalmente,  cabe destacar que, a partir de una iniciativa de la concejala del Frente de Todos, Ana Herrán Castagneto, el pasado miércoles 22 de julio el proyecto fue declarado de interés municipal por el Honorable Concejo Deliberante de La Plata.