Facebook

Foto: Hipódromo de La Plata.
DestacadaImagen CentradaLa ciudadSociales
ABANDONO Y DETERIORO

El Hipódromo de La Plata sigue en la senda de la decadencia

El Hipódromo de La Plata, que supo situarse entre los tres mejores del país,  se encuentra atravesando una situación deplorable ante el abandono por parte de las distintas administraciones. La pista, las empalizadas y demás instalaciones son parte de un paisaje deteriorado, y Oeste Platense dialogó al respecto con jockeys y aprontadores.

Trabajadores de la institución vienen denunciando diariamente la falta de mantenimiento de la pista de carreras platense, falencia que conlleva un peligro para la vida de los caballos y de quienes corren. «El estado de la pista principal es muy deplorable; las canchas en general están muy feas», dijo el aprontador Elías Juri a este medio.

«Hoy (por ayer) se vareó en la cancha auxiliar, que está peor. No son capaces de pasarle un rastrillo, las canchas están muy duras y con muchas piedras. Cada administración que viene es peor, no aportan nada para el mantenimiento», agregó.

Por su parte, el jockey Emiliano Siniani, que hace tres años comenzó a correr en La Plata luego de llegar de San Isidro, ve claramente las diferencias entre un hipódromo y otro. «A nosotros se nos hace difícil porque no hacen mantenimiento, sin embargo es una pista muy generosa», expresó.

«Por ahí vienen caballos de San Isidro o Palermo a correr acá y terminan ganando porque tienen mejor entrenamiento y acá no se los puede entrenar al 100% porque siempre existen riesgos con estas pistas», explicó el experto.

Otro jockey platense, Francisco Arreguy, tuvo una rodada (accidente en el que el caballo y su jockey tropiezan y ruedan en el piso una o varias veces) a principios de esta semana a la que contribuyó el estado de la pista. «La pista está en malas condiciones por falta de mantenimiento más que nada, sin máquinas ni nada para que la puedan mantener es muy difícil», remarcó.

Por otra parte, Aníbal Cabrera, un jockey que desempeña como tal hace 20 años, indicó: «El tema con la pista viene de hace años, nunca se le hizo un buen mantenimiento. Pero hoy estamos pasando el peor momento ya que no están las herramientas necesarias para cuidar la integridad física tanto de los caballos como los jockey».

«Estamos corriendo peligro diariamente, tanto los caballos como nosotros. Las empalizadas también, están todas podridas y arregladas con alambre, acá en el hipódromo se arreglan las cosas con alambre últimamente», añadió.

«No es por criticar (a la administración conducida por Pablo Oriolo), pero hasta ahora no han hecho nada. Hay un tractor solo, que rogamos que no se rompa porque no va a haber carreras», advirtió Cabrera. Asimismo, el trabajador del turf hizo referencia a la tardanza en el pago de los premios.

«Recién estamos cobrando las reuniones de octubre. No se está pagando ni en tiempo ni en forma, hay muchísima demora y los premios que dan están muy abajo», precisó el jockey, y concluyó: «Hay carreras por $70 mil, pensemos ¿cuánto le queda al propietario sacando el 30%? Un caballo para ganar una carrera capaz está seis meses, hay que tener suerte».