Facebook

DestacadaEl mundoEntrevistasImagen CentradaSociales
CORONAVIRUS

El toque de queda en España en primera persona

Desde el comienzo, Europa fue el continente más golpeado por la pandemia de Coronavirus y España, uno de los países más afectados, ya lleva más de 35 mil muertos y 1.116.738 casos diagnosticados. Tras la pronunciada suba de contagios en estos últimos días, el gobierno español decidió implementar el toque de queda: el Consejo de Ministros propone que dure al menos seis meses; en tal sentido, Oeste Platense habló con María Patete, quien reside en Alicante.

De acuerdo al Boletín Oficial publicado por el Ministerio de Sanidad, ayer se registró la mayor cantidad de contagios desde principios de marzo. Actualmente, las comunidades más afectadas por el virus son Madrid, Cataluña y Aragón. 

«El primer caso fue en enero, a los nueve días se detectó un caso en La Palma, y para finales de febrero había casos en distintas comunidades autónomas. Para el 13 de marzo ya se había implementado el llamado de alarma, que fue totalmente radical porque no fue que empezaron con ciertas restricciones: de un día para otro no podíamos salir de nuestras casas si no era para ir al supermercado, fue total», recuerda Patete.

«Yo tengo familia acá y tenía miedo. Ya cuando fuimos escuchando las noticias nos abastecimos de comida para evitar salir en la medida de lo posible, luego lo fueron extendiendo y había que comprar comida, había que salir», relató la mujer, y agregó: «Si ibas al súper tenías que hacer cola porque dejaban entrar cierta cantidad de personas al supermercado y era una odisea. Al final de todo, nos adaptamos».

Tras un cierre brusco de actividades y, posteriormente, con un paulatino descenso de la curva epidemiológica, de a poco cada comuna fue levantando restricciones. «Ya cuando dieron ciertas libertades para poder salir sí se veía más la gente, porque tenía tres o cuatro meses dentro de la casa sólo yendo al supermercado. Entonces la gente aprovechó y salió a caminar, pero siempre manteniendo la distancia y usando el tapaboca», dijo.

En cuanto a la situación económica de los habitantes, la joven indicó que «fue un golpe duro a pesar de las ayudas estatales», ya que «tardaron en pagar ese dinero» y «a muchos aún hoy no les han pagado nada». Respecto a su situación personal, contó: «Yo aproveché a descansar, leí, vi series, hice un poco de ejercicio dentro de mi casa y cosas que sentí que necesitaba y que estaba dejando a un lado por un tema de tiempo, pero hay personas que se la vieron muy mal. Como una de mis compañeras, por ejemplo, que vio como su negocio se fue a la quiebra«.

Es por ello que Patete opina que volver nuevamente al estado de sitio es «decepcionante» e «inútil»: «Que te digan que no puedes salir desde 12 de la noche hasta 6 de la mañana y que el resto del día te puedes relacionar normalmente, no me parece. Creo que el trabajo debe estar dirigido a la prevención y concientización de las personas en cuanto a mantener la higiene de las manos, lavar y limpiar todo, mantener cierta distancia y el uso del tapaboca».

Finalmente, cabe destacar que por los rebrotes a causa del «relajamiento», países como España, Francia y Gran Bretaña (que lo decidirá en los próximos días) optaron por estrictos reconfinamientos. Así, con curvas epidemiológicas similares, no sería extraño que lo mismo suceda pronto en Argentina.