LOS HORNOS

El relato de una vecina de Los Hornos que refleja el drama de las calles de tierra en los barrios platenses

110vistas

El relato de Miriam Bareiro a OESTE PLATENSE

En el 2010 mi abuela que vivía en esta cuadra es diagnosticada con asma crónica y principio de Alzheimer. Llegaba el invierno y a ella le atacaba el asma y teníamos que llamar a la ambulancia y no podía entrar por el estado de la calle. Así comienzan mis reclamos, pidiendo por mi abuela dado que en reiteradas oportunidades teníamos que llevarla a upa con los vecinos.

En ese momento estaban a cargo de la delegación de Los Hornos la señora Berta, de quien no recuerdo el apellido, y un personaje de apellido Tinto era el responsable por el estado de las calles. Por aquellos tiempos estábamos en épocas de elecciones, y mi barrio estaba siendo asfaltado, fui a pedir a la delegación que asfaltaran mi cuadra, que lo necesitaba con urgencia por la enfermedad de mi abuela. En ese momento me contestaron que me quedara tranquila que nosotros éramos parte del barrio y que también entrábamos en el proyecto del asfaltado.

Ya se acercaban los días para las votaciones y las máquinas comenzaron a retirarse y mi cuadra seguía sin asfaltado. Hablamos con los vecinos y nos pusimos de acuerdo en ir a cortar la calle en frente a la delegación si no nos asfaltaban, esto fue un viernes y el domingo se votaba, llamó a este señor Tinto y le comunico lo que íbamos a hacer los vecinos, y me contesta que no por favor que el domingo se votaba y que eso era malo para ellos y que me iban a traer asfalto, eso fue lo más indignante. Ese mismo día vino un camión con resto de asfalto y lo tiro en la esquina y se fue.

Esto hizo que la calle se convirtiera en una laguna. Desde ese momento seguí reclamando porque nos enteramos que está calle figuraba asfaltada. Hoy seguimos en el mismo estado o peor porque no sólo es barro sino que se inundaba por el asfalto sin desparramar que tiraron en la esquina.

Mi abuela empeoró con su enfermedad y tuvo que mudarse a otra casa y acá se queda mi mamá que es diabética. A principios de este año mi mamá sufre un episodio de hipoglucemia, se nos moría, llamamos a la ambulancia y no podía entrar. Nuevamente entre los vecinos la llevamos a upa hasta la esquina, mi mamá ya no respondía, estaba inconsciente, la internaron llegó casi muerta, porque no sólo es que no entran, sino que cuando le decís la dirección parece que tardan más tiempo.

Este episodio hizo que mi mamá también se mudará de su casa. En el mes de febrero de este año, el intendente Garro viene a inaugurar una salita en 154 y 57. Le escribo una carta contándole lo que estamos viviendo y que nos habían robado el asfalto. Tuve la oportunidad de hablar con él, le cuento todo, me pregunta por el delegado de Los Hornos y me dice que les corresponde a ellos. Le cuento que fui a hablar con el delegado, que me hacen esperar horas, que nunca puede atenderme, que te toman el reclamo en un cuaderno común (ni siquiera en un libro de actas). En ese momento Garro saca su celular y habla supuestamente con alguien que se encarga de este problema y dice textuales palabras: ‘Escúchame tengo una vecina de la calle 59 entre 167 y 168 que es enferma de diabetes y presión alta, la ambulancia no entra y esta semana casi se muere producto de que la ambulancia no ingresa. Necesito que con urgencia que me arregles esta calle’. Cortó. Eso me lleno de esperanzas que con el tiempo se fueron disolviendo.

Hace 20 años que vivo acá, nunca jamás con ningún gobierno nos arreglaron la calle, ni siquiera pasaron la máquina para mejorarla, lo que más me indigna es que el mismo intendente me mintiera en la cara. Espero que nos puedan ayudar, ya estamos cansados de estar aislados no podemos salir ni a pie los chicos no van a la escuela los días que se inunda.

Desde ya muchas gracias.

Leave a Response