ABASTOROMERO

En el Clásico del Oeste el gran ganador fue la violencia

189vistas

El Clásico del Oeste, como se lo denomina al partido entre Independiente de Abasto (que pasó a ocupar el lugar del desafiliado Abastense) y Romerense, una vez más estuvo empañado por la violencia afuera del campo de juego a raíz de un enfrentamiento que arrojó como resultado un hincha herido de bala.

En la tarde del sábado, en los alrededores del predio de 207 y 515, en el marco del encuentro por la división B de la Liga Amateur Platense, las hinchadas de ambos clubes se cruzaron y reeditaron un enfrentamiento que data de hace décadas.

Pese a que el Clásico cargaba con la prohibición del público visitante, un micro y varios vehículos de la parcialidad albirroja se hicieron presentes en Abasto para alentar a su equipo y el clima se caldeó cuando se cruzaron con los locales.

La situación de violencia se disipó con la intervención de la Policía.

Horas después del episodio fuentes oficiales informaron que el saldo del mismo fue de un joven de 18 años baleado e internado de urgencia en el Hospital Dr. Alejandro Korn de Romero.

Según los datos vertidos por informantes calificados a la prensa, el herido estaba estabilizado y su vida no corría peligro.

En lo deportivo el clásico terminó en empate. La visita empezó ganando con un gol de Castillo a los 43 minutos, pero a través de Ramallo a los 46 y de Pontillo a los 50 el local logró darlo vuelta. Sin embargo, a los 71, Cabrera cambió penal por gol y selló el 2 a 2 definitivo

Lo ocurrido afuera de la cancha recordó otro violento episodio en un clásico de 2003 en el Club Abastense, cuando las hinchadas de Abastense y Romerense se enfrentaron a pedradas y destrozaron varios autos que estaban estacionados en los alrededores de la institución. En esa ocasión la visita se impuso por 4-2 en un partido disputado por la Liga Rioplatense de Fútbol.

 

Leave a Response