RomeroOlmosLa CiudadLos HornosSocialesLa ProvinciaTolosa

En los barrios del oeste la inseguridad continúa y los vecinos están hartos

La seguridad ha sido un tema rodeado de polémica en la Ciudad, principalmente en una de las zonas más grandes e históricamente abandonadas por las autoridades: el oeste platense.

Ese sector, de más de 250 mil habitantes, compuesto por Melchor Romero, Lisandro Olmos, Los Hornos, El Peligro y San Carlos, es uno de los más damnificados por la tendencia de la gestión actual de centralizar la mayoría de las obras de mantenimiento e inversión en el casco urbano.

Mientras, el oeste vive a oscuras por falta de luminarias, con obras que llevan años esperando hacerse y grados de delincuencia que van en aumento.

Por este motivo, este medio dialogó con vecinos de algunos de los barrios más importantes, quienes dieron su percepción de la situación actual con respecto a la seguridad en la zona y con el Subsecretario de Participación Ciudadana de la Provincia, Pablo Fernández.

LOS HORNOS

Daniel es vecino de Los Hornos, y se ha comprometido, junto con otros locales, a luchar por terminar con los hechos de inseguridad que sufren en uno de los barrios mas habitados de la Ciudad.

"Acá la realidad es que desde que cambió el comisario las cosas en algunos aspectos han mejorado, vemos mas presencia policial en la calle", explicó el vecino,  y agregó: "La baja de robos es según en la zona que tengas la suerte o la desgracia de vivir".

Según él, la atención policial se mantiene en las áreas más comerciales, mientras que los sectores más aislados del barrio quedan en el olvido. "Estando cerca del centro comercial la seguridad es una y, cuando te alejas, sobre todo 144 para el fondo, cambia totalmente, tanto la seguridad como el patrullaje y la presencia de la policía", sostuvo.

Cabe recordar que, hace meses, los vecinos de Los Hornos organizan manifestaciones para exigir más seguridad. Desde caravanas a cortes de calle, estos reclamos aun continúan desarrollándose todos los jueves a las 18 horas.

 

MELCHOR ROMERO

Micaela, vecina de Romero, participó y organizó de las marchas por la seguridad en la localidad, las cuales se extendieron desde la 520 hasta la Comisaría 14.

"Estamos cada vez más rodeados de delincuentes", opinó la joven, y añadió: "Los cambios fue una semana, dos como mucho. Es un caos Romero".

Su familia fue víctima de la falta de seguridad en la zona. "A mi hermano le robaron la moto en 169 y 522 bis", contó.

Según ella, aun a pesar de haber encontrado el lugar donde tenian el rodado y logrado que la policía detuviera a uno de los involucrados, el sujeto fue liberado una hora después y el vehículo continúa sin recuperarse. "Los delincuentes se siguen paseando por Romero con la moto de mi hermano", lamentó.

"Después tema de picadas en 520 durante la noche es terrible, la gente mayor sin dormir con miedo. No respetan nada y yo vivo a cercanía de la comisaría y se escucha todo y no puede ser que vas a pedirles que hagan algo y ellos no escuchen los ruidos de autos y motos haciendo cortes", criticó.

LISANDRO OLMOS

Según Claudio, un vecino de Olmos, la seguridad en el barrio parece haber mejorado. Cabe recordar que en esa zona, parte del cordón frutihortícola, algunos productores habían sufrido brutales hechos de inseguridad.

"Está un poco más tranquilo, pero nos está preocupando la falta de control policial y Municipal con respecto al avance del COVID-19", comentó el vecino. "A las 19 cierran los negocios y, los que no están al día, siguen de largo, venden alcohol y la policía en ese sentido no está controlando", precisó.

Además, para Claudio, el personal policial parece no circular durante una parte del día. "A la noche falta presencia policial, después de las 20 horas no se ve un patrullero", concluyó.

 

LAS MEDIDAS DEL MINISTERIO

Según el Subsecretario Fernández, "en el oeste platense se dispuso un sistema de policías de cercanía y patrullajes inteligentes sostenidos por la continuidad de los mismos agentes en cada zona para lograr un mayor y mejor conocimiento de cada barrio".

"Además, las recorridas de cada cuadrante se comenzaron a realizar en la relación entre horario/circulación/actividad lo que brindó mejor intervención y mayor velocidad de respuestas frente a ilícitos", continuó.

Según Fernández, dentro de las situaciones que se destacan en esta zona de la ciudad, se encontrarían las violencias (de género y conflicto/riña entre vecinos como los más predominantes) e intentos de tomas de terrenos.

"En relación a estos temas se hizo un trabajo interagencial junto a Ministerio de Mujeres, Políticas de Género y Diversidad Sexual, Ministerio de Justicia, Ministerio de Salud y Ministerio de Desarrollo de la Comunidad a fin de poder hacer una intervención integral sobre este tipo de problemáticas", explicó.

Por último, durante todo el 2020 y lo que va de 2021, aseguraron haber realizado "capacitaciones en cuidados sanitarios y métodos correctos de prevención, cuidado y medidas de bioseguridad en el marco de la pandemia por COVID-19, y se realizaron desinfecciones en instituciones, centros comerciales y barrios".

 

CONTINÚAN LOS PROBLEMAS

Sin embargo, a pesar de las medidas que se habrían tomado por parte del Ministerio, los vecinos continúan con las mismas problemáticas.

Además, a estas se suma la falta de mantenimiento municipal: calles intransitables, falta de luminarias, suciedad y acumulación de basura, entre otras falencias, hacen muy difícil a los vecinos del oeste poder vivir en una localidad segura y cuidada.

Dejanos tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Mas en:Romero