Facebook

DestacadaImagen CentradaLa Ciudad
VERANO PANDÉMICO

Enero en la ciudad: poca gente y calles desoladas

Cada enero, en la ciudad se ve la misma postal: poca gente, centros comerciales poco concurridos y calles desiertas. Sin embargo, la pandemia, que restringió mucho la circulación y el movimiento social, acentuó aún más la desolación.

 

Avenida 7 y 50.

 

Cada verano, al irse gran parte de los estudiantes de la Universidad Nacional de La Plata (UNLP) a sus localidades de origen ante el cierre del ciclo lectivo, La Plata cambia. La llegada del calor y las vacaciones, también colabora. En este marco, el año comienza con calles, parques y plazas vacías o menos concurridas.

 

Centro comercial de calle 8.

 

Centros comerciales poco transitados, disminución de las ventas y muchas menos personas en las calles céntricas son parte del paisaje que se vive cada enero. No obstante, la pandemia agudizó la soledad en la capital provincial: con el distanciamiento social y demás medidas para evitar el contagio de COVID-19, este verano atípico.

La crisis económica desatada por el Coronavirus, que dejó, (aproximadamente) nueve locales cerrados por cuadra de acuerdo a cifras de la Confederación Argentina de la Mediana Empresa (CAME), también contribuyó a acrecentar este fenómeno.

 

Calle 8.