Facebook

DestacadaEl paísEntrevistasImagen CentradaSociales
EL REGISTRO ANTE LA AFIP

Especialistas explicaron en qué consiste la nueva regulación de contratos de alquiler

Días atrás, la Administración Federal de Ingresos Públicos (AFIP) anunció que a partir del 1° de marzo se deberán registrar todos los contratos de alquiler en el marco de la reglamentación de la Ley de Alquileres sancionada en julio pasado. Ante ello, Oeste Platense dialogó con el presidente del Colegio de Martilleros de la ciudad, Aníbal Fortuna, y con quien preside la Asociación Platense de Inquilinos, Germán Schierff, para conocer cómo afecta la nueva norma a propietarios e inquilinos.

La semana pasada, la AFIP reglamentó el régimen de registración de contratos de alquiler de inmuebles previsto en la nueva Ley de Alquileres (27.551). Se trata de una nueva obligación para el propietario, que consiste en registrar ante el organismo los contratos que firma con sus inquilinos.

Según el ente, esta herramienta “permitirá obtener información relevante para verificar el cumplimiento de las obligaciones fiscales de los sujetos intervinientes en distintas operaciones”.

Entre los cambios más sustanciales que introdujo la Ley 27.551 figuran la extensión del plazo mínimo de los contratos de 2 a 3 años. Además, establece una actualización anual de los precios según un índice conformado por el Índice de Precios al Consumidor (IPC) y la Remuneración Imponible Promedio de los Trabajadores Estables (RIPTE), el cual es publicado mensualmente por el Banco Central (BCRA).

Al respecto, Fortuna aseguró que «no hay por qué» asustarse. «Veo que hay una revolución con esta nueva regulación, pero a AFIP no le interesa el chiquito, no le interesa agarrar a doña Rosa o a don Oscar que tienen un alquiler, esto está dirigido a quienes tienen edificios que hoy no se venden y los han puesto en alquiler».

«Está más dirigido a agarrar a esas personas que no declararon contratos de alquiler,  no a quienes tienen los papales en orden», explicó.

El presidente del Colegio de Martilleros de la ciudad añadió que las inmobiliarias «no se verán perjudicadas» porque «esto está dirigido a los grandes contribuyentes y a los que de alguna manera eluden o evaden».

Según Fortuna, la medida afectará «a los empresarios que están especulando con el mercado inmobiliario, no con el devenir de todos los días que es el alquiler del departamento o una casa para vivienda».

 

LA MIRADA DE LOS INQUILINOS

Por su parte, Schierff señaló: «Estamos dando los primeros pasos en tratar de regular un mercado que desde la dictadura está liberado. Es un mercado donde, como la misma AFIP dijo, hasta el 80% de las operaciones se realizaban en negro. Esto los inquilinos lo vivíamos todos los días cuando íbamos a pagar en efectivo el alquiler y ni siquiera nos daban la posibilidad de hacer una transferencia bancaria».

Es por ello que el representante de los inquilinos platenses consideró que «esto (la regulación) repercute muchísimo en las prácticas que ellos acostumbran a manejar. Para nosotros es un paso importante, porque por primera vez el Estado va a tener un registro claro de quienes son los rentistas en la Argentina».

Además, Schierff sostuvo que a partir de la disposición del Gobierno se podrá saber «de qué facturación estamos hablando». Según dijo, esos registros «que antes no existían, va a permitir pensar en futuras políticas públicas».

Conjuntamente, en cuanto a quienes se posicionaron en contra de la norma, el especialista indicó: «Los procesos de regulación que vienen avanzando, tanto esto como la Ley de Alquileres, han puesto a la defensiva al sector inmobiliario, que ataca aumentando los precios».

«Ellos aumentan los precios y le echan la culpa a la ley porque consideran que sus ganancias no van a ser las adecuadas, lo cual simplemente sigue demostrando el carácter altamente especulativo del espacio. Los aumentos son totalmente ilógicos», criticó.

Para Schierff, la norma que regula los alquileres necesita «implementarse plenamente» y eso «no está ocurriendo». Según afirmó, todavía «falta que se cursen los espacios de mediación obligatoria, que el decreto 320 que se extendió también lo refuerza, eso es importantísimo para darle una mano a los inquilinos en el marco de las negociaciones y abusos».

«Y, por el otro lado, también los planes destinados a sectores vulnerables, estamos hablando de mujeres, jubilados; sectores que requieren ayudas especiales para poder acceder a una propiedad», concluyó.