ETCHEVERRY

HARTOS DEL BARRO EN 45 Y 226

263vistas

Cada vez que llueve, los vecinos que viven en 45 de 226 a 232, en Etcheverry, tienen que lidiar con el barro. A falta de pavimento, el agua transforma la arteria en un verdadero lodazal que se extiende en todo ese tramo de seis cuadras.

Este problema se agravó en los últimos días con las tormentas. Para colmo, se esperan lluvias durante toda la semana, por lo tanto no les quedará más alternativa en lo pronto que convivir con este panorama.

Al fangoso paisaje hay que agregar, según consignaron los propios frentistas, que prácticamente no se puede andar ni de a pie ni en bicicleta, mientras que circular en auto o en camioneta implica una verdadera odisea.

Leave a Response