Facebook

DeportesDestacadaEl paísLa ciudadSociales
HIPÓDROMO DE PALERMO

Juego online: denuncian que el dinero de las apuestas no llega a los trabajadores del turf y se fuga del país

Oeste Platense dialogó con Marcelo Sarquis, quien denunció que de las millonarias ganancias del contrato inconsulto celebrado en 2018 entre el Hipódromo de Palermo y las empresas internacionales Sportium, William Hill y Codere para transmitir las carreras en sus plataformas, y que se incrementaron en la pandemia, no llega ni un sólo dólar a los trabajadores del turf. 

Sarquis, dueño de una caballeriza, denunció que el contrato en cuestión no sólo se firmó sin ser consultado con los sectores de la actividad, sino que ni un sólo dólar de los miles que estas plataformas facturan mensualmente llega a quienes son parte de la actividad hípica: propietarios de caballos, cuidadores, entrenadores, criadores y empleados del hipódromo.

«Constantemente estoy en estas páginas porque me gusta jugar al póker y un día, anotándome en un torneo, vi que entre las ofertas de hipódromos figuraba Palermo, me sorprendió. Ahí se puede registrar cualquier persona y jugar desde su teléfono: deposita en pesos y Sportium te lo transforma en euros; son dividendos distintos a los del hipódromo porque es otro totalizador», contó acerca de su descubrimiento.

Conjuntamente, Sarquis explicó: «Lo más grave es que un apostador argentino en vez de jugar en la ventanilla o en una agencia puede jugar en esta aplicación, lo que genera un daño gravísimo porque es dinero que se queda el privado y no llega a la actividad».

Pese a que el Hipódromo de Palermo (el primero en abrir tras el decreto presidencial que cerró todas las actividades) trasmite su señal en las plataformas de juego online de Sportium, William Hill y Codere desde 2018, las ganancias se incrementaron tras la habilitación de carreras sin público

En este sentido, frente a la endeble situación que atraviesan miles de trabajadores del turf a nivel nacional, que en varios casos hace meses no perciben un salario, el juego clandestino se lleva lo poco que puede recaudar la actividad

«Sucede que cuando una persona apuesta dentro del hipódromo o en una agencia un porcentaje de esa apuesta va a la bolsa de premios y a las arcas de las distintas jurisdicciones. Acá no estaría sucediendo eso, esa plata se está yendo del país; le causa no sólo un daño tremendo al Estado sino también al turf, que no puede volcar esas ganancias a los premios», explicó Sarquis.

                                       

Pese a que el hipódromo de Palermo abrió en agosto y los bonaerenses lo harán en octubre, ante la imposibilidad de financiar la actividad con el Fondo de Reparación Histórica (en el caso de la provincia) ya que se sustenta de la actividad de los bingos (que no funcionan desde marzo) las bolsas de premios son bastante magras.

«Toda la actividad gira en torno a la bolsa de premios, porque un propietario compra un caballo por la recompensa que va a cobrar si gana. No va a gastar $30.000 en la mantención para correr por sumas insignificantes», ejemplificó el denunciante.

Asimismo, el experto precisó que si el dinero de las apuestas online se desvía y se va para otro lado las bolsas son cada vez menores. La gente no sólo va a comprar cada vez menos caballos sino que se van a perder empleos.

«Las haras, que tienen docenas de empleados, van a tener que echarlos porque no se venden caballos. Tanto en el personal que acondiciona físicamente al caballo como el que le brinda todos los insumos: pasto, avena, herraje, entre otras cosas; todos se van a ver perjudicados», sostuvo. 

En cuanto a los gremios de la actividad, que no se pronunciaron al respecto, Sarquis afirmó: «A mí me llama la atención que las asociaciones que representan a los trabajadores y a los dueños de los caballos no hagan nada, porque esto está perjudicando a sus representados. Es evidente que algo raro hay, porque con todo ese dinero que se desvía de la bolsa después sucede que no se puede cumplir con el pago de las obras sociales, se pierden empleos y las bolsas son cada vez más magras». En La Plata, esto ya está sucediendo: entrenadores y cuidadores perdieron hace tres meses la cobertura social.

Respecto a la industria hípica, el dueño de la caballeriza destacó: «No es casualidad que hace cien años venimos dándole al mundo caballos ganadores: el año pasado una yegua que salió de Buenos Aires ganó la carrera más importante que se pueda ganar a nivel mundial. Hay mucho potencial en esta actividad, que da muchas fuentes de trabajo y le podría dar mucho más al país si se explotara adecuadamente».

Ante un panorama incierto y plagado de irregularidades tanto en Capital Federal como en la provincia de Buenos Aires, si no se brindan mejores incentivos, miles de puestos de trabajo estarán en peligro.