SocialesEl paísDestacada

La Sociedad Argentina de Pediatría recomendó "marihuana cero" durante el embarazo y la lactancia

La Sociedad Argentina de Pediatría (SAP) alertó que el consumo de cannabis en la Argentina aumentó en la última década y señaló que diferentes estudios aportan evidencia acerca de los efectos adversos en el embarazo y en el lactante como alteraciones de las funciones ejecutivas, habilidades cognitivas y de comportamiento de niños, niñas y adolescentes.

El informe "Cero Marihuana durante el embarazo y la lactancia" indicó que "el cerebro humano desde que comienza a formarse en el embrión, presenta receptores para cannabinoides involucrados en el desarrollo neurológico, entre otras funciones".

"El consumo produce que los fitocannabinoides presentes en el cannabis -durante el embarazo y la lactancia- interaccionen con éstos, generando cambios en las diferentes etapas de la vida embrionaria y perinatal", remarcó el texto, y agregó que "durante la lactancia se observa la presencia de componentes psicoactivos del cannabis en la leche materna, identificándose también en las heces y orina de recién nacidos y lactantes".

El documento remarcó que el consumo de cannabis se convirtió en nuestro país en la cuarta sustancia más consumida en adolescencia y edad fértil. Su difusión, se dio luego de las polémicas declaraciones de la periodista Julia Mengolini, quien días atrás confesó que "consumió cannabis" durante todo su embarazo.

"Los cannabinoides se unen al tejido adiposo lo cual resulta en su acumulación en el organismo y consecuente prolongación de sus efectos", precisó el informe, y añadió que "la completa eliminación puede durar hasta 30 días", refirió el documento.

Advirtió que "existe evidencia de que los cannabinoides y otros componentes del cannabis atraviesan la placenta y se excretan a través de la leche materna y, de esta forma, tanto feto como el recién nacido y el lactante pueden verse expuestos a éstos".

"A nivel placentario disminuye la circulación a través de la arteria uterina modificando el aporte de nutrientes. El uso en forma fumable genera monóxido de carbono que disminuye el aporte de oxígeno al feto con aumento de afinidad por la hemoglobina fetal generando hipoxia (falta de oxígeno)", subrayó la investigación.

Conjuntamente, la presentación destacó: "Asociado a tabaco se registran alteraciones múltiples en placenta y feto, generando retraso del crecimiento intra uterino, amenaza de aborto, prematurez y riesgo de muerte súbita del lactante".

Dejanos tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Más en: Sociales