POPURRÍ DE NOTICIAS

LOS 5 MITOS SOBRE EL AHORRO DE ENERGÍA EN EL HOGAR

En cada una de las cuatro estaciones del año, es común que las familias intenten adecuar sus dispositivos hogareños a los factores ambientales que se presentan en el momento.

Y en esta misión de todos los días, el consumo de los servicios de energía eléctrica, agua y gas pasa a convertirse en un asunto preocupante, tanto para quienes pregonan una conciencia de cuidar los recursos del planeta como para los usuarios que pretenden evitar un dolor de cabeza a la hora de ir a pagar las facturas.

Por eso, es preciso barajar las mejores opciones, proceder de la mejor manera posible a fin de cuidar el bolsillo o bien no caer en la mala y viciosa costumbre del derroche.

A continuación te presentamos cuáles son los cincoconsejos más frecuentes que los expertos recomiendan evitar si se quiere lograr el cometido del ahorro.

(¿Verdadero o falso? Lo cierto es que cada casa es un mundo y cada quien conoce los pasos a seguir para no gastar recursos en demasía).

1. Lavar platos a manos gasta menos que el lavavajillas: mentira

El lavado de platos tradicional pareciera ser una de las formas más sencillas de cuidar la energía, pero ocurre que con un lavavajillas de buena calidad el consumo de electricidad es ínfimo. La ventaja de esta segunda opción radica en que produce un ahorro diario de 30 litros de agua.

A la hora de adquirir estos artefactos, la IDAE* recomienda los más eficientes, es decir, aquellos que permitan elegir la temperatura del agua y reutilizar el calor para el posterior secado.

Para expertos de la Universidad de Bonn, en tanto, el lavavajillas limpia con 15 litros de agua lo que el lavado clásico logra con 119.

2. El prende y apaga de la calefacción consume más que el modo constante: otro mito

Existe la creencia de que mantener una temperatura constante ahorraría más que apagar y prender los artefactos puesto que estos insumirían más energía con los bruscos encendidos a temperaturas elevadísimas.

No obstante, la Universidad de Zaragoza postula que se produce mayor ahorro si se alcanza un pico de temperatura deseada y luego se procede al apagado del calefactor.

A su vez, para quienes prenden las estufas durante las 24 horas, recomiendan que entre la noche y la mañana el automático no supere los 20 ºC, lo que supone una ahorro energético anual de 7 por ciento.

3. El modo de espera (standby) gasta menos: error

Los estudios de la IDAE indican que los aparatos eléctricos en modo espera (standby) suponen en promedio un gasto de 231 kWh al año, casi lo mismo que el consumo medio anual del lavavajillas (246 kWh) y mucho más que el del ordenador (172 kWh).

Esto supone el 2,2% del gasto medio de energía de las casas, lo mismo que el consumo medio del horno (231 kWh) y mucho más que el del ordenador (172 kWh) o el resto de electrodomésticos (76 kWh).

Afirman que el standby representa cerca del 5% del consumo de los hogares.

4. La pérdida de calor por las ventanas en espacios reducidos no es importantes: es falso

Para el mito, una fuga de calor por la ventana, aunque sea en una pequeña superficie de la vivienda, no implica un importante derroche de calefacción. Sin embargo, la Universidad de Zaragoza sostiene que entre el 25 y 30 por ciento de la calefacción consumida se destina a cubrir las pérdidas de calor que se originan por dichas hendijas.

Para evitar ese gasto extra, desde la casa de estudios recomiendan adquirir aberturas adecuadas.

5. La cocina eléctrica gasta menos que una cocina a gas: ¡paren!

Los especialistas de la IDAE aseguran que las cocinas eléctricas o vitrocerámicas, en verdad, consumen cuatro veces más energía que las de gas.

* IDAE: Instituto para la Diversificación de la Energía

Leave a Response