Facebook

El mundoImagen Centrada
HUBO 4 MUERTOS

Luego de los disturbios, el Congreso de EEUU le dio la victoria a Biden

El Congreso de Estados Unidos ratificó hoy al demócrata Joe Biden como ganador de los comicios presidenciales, luego de que violentos manifestantes irrumpieran en el Capitolio en un intento de revertir el resultado electoral, socavar la democracia del país y permitir que el mandatario republicano saliente, Donald Trump, siguiera en la Casa Blanca.

Con el país aún conmocionado por los disturbios, que dejaron cuatro muertos, el vicepresidente republicano Mike Pence certificó el voto de 306 electores a favor del candidato demócrata, frente a los 232 logrados por Trump. En tanto, luego del caos sembrado ayer por los partidarios del mandatario saliente, los legisladores resolvieron continuar con el proceso de validación de las elecciones, en una muestra para el país y el mundo de su compromiso con la voluntad de los votantes y una transferencia pacífica del poder.

El proceso se realizó con la Nación en alerta y la ciudad de Washington bajo un inusual toque de queda decretado tras los disturbios, que dejaron cuatro muertos. Asimismo, Trump, quien se ha negado a aceptar su derrota, dijo en un comunicado inmediatamente posterior a la votación que habrá una transición ordenada el día de la asunción de Biden, el 20 de enero.

«Esto representa el fin de uno de los mejores primeros mandatos presidenciales y es solo el inicio de nuestra lucha para devolver a Estados Unidos su grandeza», agregó. La ratificación llegó luego de una jornada con pocos precedentes en la historia política de Estados Unidos, con el Capitolio asediado y los legisladores buscando refugio bajo escritorios y protegidos con máscaras antigás mientras la policía trataba de erigir barricadas en torno al edifico del Congreso.

Cabe destacar que una mujer murió tras recibir un disparo en el pecho dentro del reciento y otras tres personas fallecieron en los alrededores del Congreso por «emergencias médicas», según confirmó la policía. La protesta fue convocada y alentada por el propio Trump, quien desde hace semanas lanza denuncias falsas sobre la transparencia de las elecciones del 3 de noviembre, en las que fue vencido por Biden.

Contenidos los disturbios, la sesión se retomó con la determinación de certificar el triunfo de Biden, así llevara toda la noche. El vicepresidente de Estados Unidos, Mike Pence, reabrió el procedimiento en el Senado dirigiéndose directamente a los manifestantes: «Ustedes no ganaron».

El líder de los republicanos en el Senado, Mitch McConnell, dijo que la «insurrección fallida» dejó en evidencia el deber del Congreso de confirmar la victoria. Por su parte, la presidenta de la Cámara de Representantes, la demócrata Nancy Pelosi, dijo que el Congreso debía mostrar al mundo «de qué está hecho Estados Unidos» y completar su trabajo de certificación.

Conjuntamente, el ratificado presidente de la Nación norteamericana, Biden, dijo que lo que pasó fue «un recordatorio, doloroso, de que la democracia es frágil» y que «para preservarla se requieren personas de buena voluntad, líderes con el coraje de levantarse, que se dediquen no a la búsqueda del poder y los intereses personales a cualquier costo, sino al bien común».