Facebook

DestacadaEl paísImagen ArribaLa CiudadSociales
EL EX CURA DEL SAN VICENTE DE PAUL

Mujeres Autoconvocadas de Iguazú fueron amenazadas por escrachar a Raúl Sidders

El pasado fin de semana, el colectivo de Mujeres Autoconvocadas de Iguazú, ciudad donde se encuentra el ex cura del colegio San Vicente de Paul denunciado por abuso sexual agravado, Raúl Anatoly Sidders, llevó a cabo una actividad frente a la iglesia donde el religioso se encontraba dando misa, escrachándolo y alertando a la comunidad acerca de sus antecedentes. En este marco, a través de un comunicado, denunciaron que fueron amenazadas y perseguidas por el Obispado.

Desde que supieron que el sacerdote denunciado por abuso sexual, que prestó servicios en el Colegio San Vicente de Paul de 2002 hasta 2019, había sido trasladado a principios de año a Iguazú, el colectivo de Mujeres Autoconvocadas se encargó de empapelar la ciudad e informarle a todo Misiones qué clase de persona se encontraba desempeñando tareas en la ciudad.

Cabe recordar que la causa que lo investiga, a cargo del Juzgado de Garantías N°2 de La Plata, cuyo titular es Eduardo Luis Silva Pelossi, y con intervención de la fiscalía de Álvaro Garganta, UFI N°11, fue iniciada por Rocío, la única denunciante del cura, hasta el momento. La joven padeció reiterados abusos por parte de Sidders desde sus 11 hasta sus 14 años de edad, cuando debió cambiarse de escuela por el calvario que padecía.

Dos meses luego de haber sido radicada la denuncia, en octubre, el Arzobispado de La Plata emitió un comunicado en el que le prohibió al sacerdote hacer cualquier actividad que requiera estar en contacto con menores; mientras que, desde principios de septiembre, la justicia le negó al cura la salida del país por «constituir un potencial riesgo de fuga».

El pasado 30 de septiembre Rocío declaró en una audiencia testimonial virtual, acompañada de sus abogados patrocinantes, Pía Garralda, Claudia Ferrero y Juan Pablo Gallego, su madre y otra ex alumna de la institución donde ocurrieron los hechos. A partir de entonces, la investigación continúa en curso y no hubo novedades al respecto.

En tanto, y hasta que no sea detenido, las mujeres de Iguazú anunciaron que pese a «la persecución infringida desde la Iglesia ante las acciones llevadas a cabo por la presencia del cura Raúl Sidders, seguiremos reclamando justicia por las víctimas y [email protected] que no tienen voz».

 

Desde la organizacion nos encontramos en alerta ante la #persecución infringida desde la #Iglesia ante las acciones…

Publicado por Mujeres autoconvocadas de Iguazú en Martes, 17 de noviembre de 2020