Facebook

DestacadaEl paísImagen CentradaSociales
MALTRATO ANIMAL

Murió Sharima, la elefanta del zoológico de Luján

Nuevamente, el polémico Zoológico de Luján volvió a estar en el ojo de la tormenta. Había sido clausurado por el Ministerio de Ambiente y Desarrollo Sostenible de la Nación, organismo que a su vez se encontraba haciendo gestiones para poder sacar a la elefanta de allí, pero el animal falleció porque tenía varias enfermedades diagnosticadas por las que no recibía ningún tratamiento.

Sharima, que había sido traída del zoológico de Ragunan, Indonesia, murió en las últimas horas del sábado cuando cayó a la fosa que rodeaba el recinto que la alojaba, de donde intentaron levantarla con una grúa. Tras el hecho, la cartera de Ambiente, conducida por Juan Cabandié, se presentó como querellante contra el dueño del espacio donde se realiza la exhibición y explotación de animales, Jorge Semino.

El zoológico ya había estado en el centro de la polémica por la muerte de un león, que tomó visibilidad tras las manifestaciones por parte de grupos de proteccionistas. En tanto, antes de ser clausurado por el Gobierno, el propietario del espacio recaudaba dinero haciendo que los animales brindaran diversos espectáculos, dejando que los visitantes ingresen a las jaulas, lo cual sería posible bajo el efecto de narcóticos, y hasta alquilándolos para anuncios publicitarios.

Pese a los esfuerzos de la famosa Fundación Franz Weber, fue imposible el ingreso al predio de un profesional para poder hacerle estudios a Sharima, los cuales serían guiados por los especialistas del Santuario de Elefantes Brasil para así un diagnóstico preciso. Así fue que, en el medio de las gestiones para llegar a salvarla, falleció tras una vida en cautiverio.

En tanto, el Ministerio de Desarrollo Sostenible dio inicio a una investigación abierta contra Zoo Luján SRL por serios incumplimientos de las leyes nacionales y provinciales respecto del trato de los animales y las condiciones para mantener a las especies en cautiverio. La Defensoría del Pueblo de la provincia también fue aceptada como querellante.