Facebook

DestacadaImagen ArribaLa CiudadPolíticaSociales
HABLÓ DE UN "ACCIDENTE"

«Ninguno de los dos vomitó»: la declaración de Carolina Píparo

Ayer, la diputada provincial y secretaria de Asistencia a la Víctima y Políticas de Género, Carolina Piparo, declaró durante más de cinco horas ante la fiscal María Eugenia Di Lorenzo. En este marco, afirmó que, junto a su marido, en todo momento se sintieron «en peligro de vida» y no mencionó en ningún momento el atropello a los dos jóvenes.

 

 

La funcionaria aseguró que, ni bien creyeron estar «a salvo», avisaron que habían tenido un «accidente», y negó que hayan «vomitado» en la comisaría. Además, opinó ante que «se perdió el foco de que seis delincuentes, teniendo dos varones a la misma distancia, eligieron atacar a una mujer». En este sentido, ratificó que fueron víctimas de un robo y que cuando se dirigían a la comisaría a radicar la denuncia se cruzaron con tres motos con dos ocupantes cada una, por lo que junto a su pareja pensaron que eran los ladrones.

A raíz de ello, comenzaron a seguirlos y llamaron al 911 para ponerlos en aviso y pedir que los interceptaran, y para ratificar esto Píparo aportó capturas de pantalla del celular de su marido. Relató además que, en determinado momento, las motos doblan y ellos creen haberlos perdido, pero de pronto aparecieron en escena cinco motovehículos, lo que los hizo sentir intimidados, por lo que su marido, Juan Ignacio Buzali, al volante realizó una «maniobra evasiva» y luego el auto impactó a una de las motos.

De acuerdo a las fuentes, la legisladora provincial declaró que sintió el choque y que posteriormente escuchó un ruido metálico, atribuido al impacto, y que no se detuvieron ante el temor que les provocó que las otras motos comenzaran a seguirlos. «Nosotros en todo momento nos sentimos en peligro de vida y ni bien nos sentimos a salvo lo primero que dijimos es que habíamos tenido un accidente, que queríamos saber cómo estaban las personas», dijo.

Respecto a la presencia del secretario de seguridad platense, Darío Ganduglia, en la Plaza Moreno, la funcionaria señaló que llegó al lugar porque se enteró a través del sistema de comunicación de la Policía Local, y que se encontraba en la calle porque supervisaba los operativos especiales para evitar fiestas clandestinas. Cuándo salió de declarar, la secretaria municipal dijo que al estar en la comisaría «durante tres horas» no dejó de preguntar por los heridos, hasta que un policía, al verla «tan desesperada», fue a recorrer hospitales y a las 6 de la mañana le dijo que «una persona no había requerido asistencia médica» y que la otra «tenía un corte, pero ya había sido dado de alta y estaba en su casa».

«Ninguno de los dos vomitó, estábamos los dos muy preocupados y muy nerviosos porque durante tres horas no supimos como estaban estas personas. Mi marido pidió un baño, obviamente la cadena no andaba y pidió un balde o algo», aseguró Piparo en referencia a declaraciones del subcomisario Julio Del Lago. «Yo lo único que pido es que se puedan poner en lugar de dos personas que se sienten bajo peligro de vida todo el tiempo», destacó. No obstante, el jefe de la comisaría aseguró ella no contó que tras ese hecho habían atropellado a dos jóvenes.

 

LA PALABRA DE LA CONTRAPARTE

Por su parte, Rodolfo Baqué, uno de los letrados que representan a los chicos embestidos, relató que el jefe policial explicó que llegó cerca de las 4 del 1° de enero a Plaza Moreno, donde finalmente se había detenido el automóvil que conducía Buzali. En este marco, vio a la legisladora y al secretario de Seguridad municipal, Ganduglia, quien le presentó al abogado del marido de la funcionaria.

 

Rodolfo Baqué dando detalles de la investigación en la sede judicial de 54 entre 6 y 7.

 

En la escena también estaban presentes varios motociclistas, amigos de los jóvenes atropellados, quienes habían seguido a Píparo y su esposo para impedir su fuga. En este marco, el comisario decidió que todos debían ir a la seccional.

Asimismo, el abogado del otro joven víctima del impacto del auto de Buzali, Martín De Vargas, contó que el jefe policial declaró que «Píparo y su esposo solicitaron la llave del baño de la comisaría, y entraron y salieron del baño cinco veces cada uno». Además, detalló que «contó que el abogado de Buzali los acompañaba cada vez que iban, que solicitaron un balde para limpiar, que Buzali se encargaba de la limpieza».

Consultado sobre si Del Lago declaró haber percibido olor alcohol en la pareja, De Vargas precisó que «no, no dijo nada de eso, pero sí que en el baño quedó un olor rancio, nauseabundo». Finalmente, cabe recordar que, según la diputada, seis «motochorros» la interceptaron y le robaron la cartera con 20.000 pesos y su teléfono iPhone, por lo que, cuando se dirigía con su esposo a realizar la denuncia a bordo de su Fiat 500L, volvieron a ser interceptados por los que creyeron que eran los mismos «motochorros» y embistieron a una de las motos.