RomeroLa CiudadDeportesSocialesTu BarrioDestacada

"No hay solo un proyecto, es un sueño": la lucha colectiva por levantar las canchitas del Club Romerense

Las categorías infantiles del Club Romerense han logrado, en los últimos años, resurgir luego de años de abandono. Todo fue gracias al esfuerzo colectivo del nuevo delegado, Jesús Amati, de 34 años, junto con el de los vecinos del barrio y los padre de los pequeños jugadores.

 

 

El proyecto de Jesús, o el sueño (como él lo considera), era elevar el Club y brindar todo a los chicos para la mejor experiencia en el fútbol amateur.

"En el 2019 Kulio Pérez y Juan Alnival se hacen cargo de la coordinación general del Club, comenzaron un proyecto que era para mayores. En ese proyecto nos incluyeron a los más grandes y a los referentes del plantel de primera", contó el Delegado de Infantiles.

"Yo para el 2020 me hago cargo de la categoría 2014. Ahí me comencé a empapar con lo que era infantiles, ese año ya había notado distintas irregularidades", agregó.

Jesús se hizo cargo del Club y se decidió a tomar cartas en el asunto. Notó el pobre estado de las instalaciones, sucias y abandonadas, y admitió: "Sabía que era un reto, que agarraba un fierro caliente".

 

 

"Lo primero que hice fue ir a recorrer, empecé a mirar y note un montón de falencias dentro del predio. Si yo fuese padre no dejaría entrar a mi hijo al baño del Club ni de casualidad", contó.

 

EL PROYECTO INICIA

"La primer indicación que di y que dije que el que quería sumarse que se sumara, pero que yo lo iba a levantar con la gente el Club como sea", comentó el Delegado.

"Yo en mi época de infantiles había venido a jugar muchas veces a Romero y era la mejor cancha de la Liga (Amateur Platense), era la única cancha de 7 que estaba a la altura de Estudiantes y Gimnasia, con un sistema de riego que no lo tenia ninguna canchita. Era un placer ir a jugar a Romero", explicó.

Para Jesús, realizar esta labor es para  "darle a los nenes lo que yo viví en mi infancia" y para "levantar el club con la gente, porque el club es la gente".

 

UN LUGAR PARA TODOS

"Empezamos a trabajar con los técnicos, empezamos a entrenar, di la orden de que fichen a cada nene, sepa jugar o no, porque somos formadores", explicó Jesús sobre su política de no dejar de lado a ningún nene que quiera formar parte de alguna categoría o que quiera aprender al jugar a la pelota.

"Un técnico no junta 7 o 8 pibes y sale campeón todos lo años", opinó, y agregó: "Nosotros somos técnicos para formar, porque somos infantiles, y necesitamos formar personas, más que jugadores". Hoy en día cada categoría tiene entre 10 y 15 nenes, y todos ellos son citados cuando hay un partido.

En este sentido, Jesús destacó: "En mi categoría hay nenes que van a jugar porque el médico se los recomendó, para que los nenes se empiecen a desenvolver, porque hay nenes que por la pandemia no empezaron el jardín y necesitan empezar a familiarizarse con estar en grupo, hacer cosas en grupo, a tener amigos nuevos".

 

ESCUELA DE VALORES

Para Jesús, los nenes tienen que divertirse además de intentar ganar los partidos cada fin de semana, pero cree que esto debe ser a través del trabajo bien hecho y el esfuerzo.

"Les enseñamos el respeto, ser solidarios a la hora de entrenar y en todo momento, de inculcarles el sentido de pertenencia para con el Club para que el día de mañana cuando estén en juveniles se acuerden de infantiles y ayuden", contó Amati.

 

EL SUEÑO CONTINÚA 

A pesar de los grandes esfuerzos por parte de todos los involucrados, el trabajo para poner el Club en perfectas condiciones, continúa. Por este motivo, se llevan adelante bingos solidarios, para así recaudar dinero para invertir en los arreglos pendientes.

 

 

"Hay 70 metros de paredón que se han caído en un temporal, se habían caído dos torres de luz. La cancha no contaba con ningún reflector ni había electricidad en ninguna de las torres,", detalló Jesús.

Según él, el Club contaría hoy en día con torres de cada lado de la cancha y 17 reflectores. "Pudimos comprar 40 metros de panes de césped con la ayuda de la gente, para poder dejar la cancha en condiciones para cuando vuelva a arrancar el torneo", precisó.

 

 

"Hoy en día el club subsiste gracias a la gente del barrio y a los padre de cada categoría que nos ayudan semana a semana a vender los bingos solidarios. Con eso nosotros podemos estar haciendo obras en el club", manifestó.

Asimismo, el entrenador dijo: "La idea nuestra es dejarlo en condiciones para que el nene venga y solamente se divierta y tenga absolutamente todo. No hay un proyecto, es un sueño que los chicos tengan lo mismo que lo que yo tuve cuando estaba en infantiles".

 

 

¿CÓMO AYUDAR?

Actualmente, el Delegado y los vecinos se encuentras buscando a quien pueda patrocinar el arreglo del paredón caído, por seguridad. Cabe recordar que solo hace unos días el club sufrió un lamentable robo de cables y térmicas.

"Estamos a contrarreloj porque hay muchas cosas de valor y en cualquier momento sabemos que nos pueden robar", lamentó Jesús.

Para continuar los arreglos, el Club se encuentra organizando un bingo virtual solidario que comienza el martes 18 y finaliza el sábado 22. Para participar comprando una serie por un premio de $14 mil , los interesados pueden contactarse a través de las redes sociales. El sorteo se realizará en la Lotería de la Provincia Nocturna.

2 Comentarios

  1. Cuando nadie se preocupaba de las canchas el empezó solo con su maquina a cortar todo el pasto en plena cuarentena grande Mauro comerlo lcdta

  2. También la cancha de romero cuenta con el delegado Mauricio Romero de aplafi el cual TMB está poniéndole el pecho a todo lo que se viene haciendo en la cancha , color, limpieza, arreglos, redes, cortada de pasto, cuenta con una cuadrilla q ayuda a diario estaría bueno q sepan q no todo es mérito de uno y otros padres sino de todos...

Dejanos tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Más en: Romero