Facebook

El paísSociales
¡COLABORÁ CON TU FIRMA!

ONG’s llaman a no invertir en granjas industriales para prevenir nuevas pandemias

Organizaciones no gubernamentales (ONG’s) pidieron distintos bancos de desarrollo dejar de invertir en granjas industriales para colaborar en la prevención de nuevas pandemias. En este sentido, lanzaron una petición a través de www.change.com para juntar firmas y lograr el cometido. 

Hasta el momento, son más de 10 mil los firmantes que colaboraron la petición https://www.change.org/bancoscontraelclima lanzada por las ONG’s Sinergia Animal, Global Forest Coalition y Feedback. El llamado de atención, dirigido al Banco Mundial y el Banco Europeo para la Reconstrucción y Desarrollo, surgió después de los reportes recientes de la Organización de Naciones Unidas (ONU) que destacan los peligros de este tipo de agricultura animal intensiva.

«Los bancos de desarrollo deberían ayudar a la humanidad, creando un mundo más sustentable y seguro, pero están haciendo lo opuesto al financiar las peores formas de agricultura animal. Estas instituciones se sostienen a través de los impuestos que contribuimos a los gobiernos de todo el mundo, estamos pidiendo que cambien y creen un futuro seguro para todos», señaló la Coordinadora de Sinergia Animal en Argentina, Romina Viscarret.

En este marco, Argentina es foco de la polémica hace semanas por haber sido elegida para la instalación de una granja industrial de cerdos que serán destinados a China. A pesar de que el Gobierno promueve este proyecto porque constituye una gran inversión para el país, cuyas arcas están escasas de dólares, Soledad Barruti, periodista y autora de Malcomidos, explicó a Página 12 los peligros de dicha iniciativa: «En la medida en que tenes granjas industriales de animales –sean cerdos, pollos o vacas–, hacinados, compartiendo excrementos y fluidos, alimentados con antivirales y antibióticos, son propensos a generar alteracionesque terminan en pandemias».

Asimismo, a principios de año en México apareció la peste porcina africana, que llevó a China a sacrificar unos 250 millones de animales, y la nueva cepa de gripe porcina, que según la Organización Mundial de la Salud (OMS) podría derivar en una nueva pandemia.

No obstante, la Corporación Financiera del Banco Mundial y el Banco Europeo para la Reconstrucción y Desarrollo destinaron durante los últimos diez años 2.6 billones de pesos a la industria del cerdo, pollo y vacuno, así como a empresas de productos lácteos y procesadoras de carne.

«Prestar billones a estas operaciones ganaderas va en detrimento de nuestro futuro común. El Programa de las Naciones Unidas por el Medio Ambiente ya ha advertido que en la agricultura animal actual los animales viven ‘en condiciones menos que ideales’ que pueden ayudar a propagar nuevas enfermedades, similares al COVID-19″, dijo Viscarret.

Vale destacar que la agricultura animal es la mayor responsable de la deforestación tropical, ya que las áreas deforestadas se han utilizado para pastos y tierras de cultivo para la alimentación animal como la soja y el maíz.

La ONU indica que, como el 75% de todos los patógenos humanos emergentes son zoonóticos, actividades como la deforestación y la invasión del hábitat aumentan el riesgo de transmisión de enfermedades al acercar a los humanos y las granjas a los animales salvajes y los virus que estos pueden portar.

«Los bancos de desarrollo internacional deberían enfocar su apoyo financiero a negocios que puedan ayudar a construir un planeta más verde y seguro para las personas y los animales», concluyó Viscarret, quien animó a la sociedad a colaborar con su firma en www.change.org/bancoscontraelclima.