La ProvinciaActualidad
PRIMER ENCUENTRO PROVINCIAL

“Pabellones literarios para la libertad”: participaron más de 2.000 internos

Unidos por la literatura, por primera vez, más de dos mil internos de distintas cárceles del Servicio Penitenciario Bonaerense (SPB) que forman parte del programa “Pabellones literarios para la libertad” intercambiaron experiencias en un encuentro virtual.

 

 

Con el impulso del Ministerio de Justicia y Derechos Humanos de la Provincia, el programa busca la formación integral de las personas privadas de la libertad a través de talleres literarios donde además de prácticas de lectura y escritura se trabajan normas y valores que promuevan una transformación y cambio de perspectiva de vida.

El programa Pabellones Literarios para la Libertad cuenta en la actualidad con 2.059 participantes de 45 pabellones literarios que funcionan en 31 cárceles.

Del encuentro participaron personas privadas de libertad de cárceles de La Plata, Sierra Chica, Bahía Blanca, Mercedes, Dolores, Junín, Mar del Plata, Florencio Varela, Magdalena, General Alvear, Barker, Ituzaingó, Lomas de Zamora, Campana y San Martín.

La reunión se desarrolló este viernes a través de la plataforma Zoom. Fue coordinada por Roberto Conti, juez del Tribunal Criminal Nº 7 y Julia Lescano, asesora del ministro Julio Alak.

Lescano abrió el encuentro y destacó su implementación en las unidades penitenciarias “para la verdadera humanización, las personas tienen que salir a la calle mejor, en todos los sentidos, no solo cultural. Vamos por el ser humano”.

Además, señaló que es un programa transversal y dijo que: “Esto es histórico porque ustedes pertenecen al primer programa ministerial que avala los pabellones literarios para la libertad, son los fundadores” y que “es una apuesta muy importante que cuenta con el apoyo del ministro en decir ‘sí a la cultura y a todo lo que implica’”.

LAS EXPERIENCIAS DE LOS INTERNOS

Durante la jornada, se desarrolló un intercambio entre hombres y mujeres privados de libertad que contaron sus experiencias y expectativas en el programa. También habilitaron sus micrófonos los talleristas y funcionarios penitenciarios.

 

 

Entre las ideas, sentimientos y percepciones que compartieron destacaron el valor de la palabra, el poder de los libros y el objetivo de que la experiencia se multiplique.

Desde el pabellón 7 de la Unidad 40 de Lomas de Zamora, Guillermo contó que “el pabellón cambió por completo, el trato entre nosotros, la limpieza, dialogamos un montón. Estamos todos en la misma sintonía, compartimos los ideales del pabellón, no es una pantalla, esto es así, nosotros lo vivimos así. Somos un ejemplo de que el cambio existe y se puede” aseguró el interno.

Por su parte, Gonzalo, de la Unidad 30 de General Alvear, expresó que lleva muchos años detenido y que es difícil, pero que pudo cambiar. “El pabellón literario es estudiar, trabajar, esforzarse, tratar de cambiar, poder dialogar, cambiar el léxico. Yo me convertí en otra persona y estoy muy agradecido”, dijo.

Para llevar adelante el programa cada pabellón posee una biblioteca propia y los internos y talleristas tienen encuentros semanales. Allí abordan distintos textos de diversos autores y a partir de consignas, leen, reflexionan, analizan, debaten y elaboran producciones escritas.

Incluso, varios grupos están emprendiendo sus propios libros como es el caso de “Mentes Libres” realizado en la Unidad 9 de La Plata. Además, en estos pabellones se desarrollan talleres de alfabetización, arte, perspectiva de género, entre otras actividades.

En este marco, cabe destacar que se inauguraron el jueves pasado dos nuevos pabellones literarios. Se trata del pabellón 2 de la Unidad 48 de San Martín con 93 internos y la comunidad terapéutica de la Unidad 4 de Bahía Blanca.

Dejanos tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.