El mundo
LO ATRAPARON PASEANDO

Papa Francisco: "extraño callejear como lo hacía en Buenos Aires"

A raíz de la visita del papa Francisco a una disquería, confesó este viernes que lo que más extraña en Roma es no poder "callejear" como lo hacía en Buenos Aires, donde podía ir “caminando de una parroquia a otra.

 

Así le declaró en una carta enviada al periodista español y director de la agencia de televisión "Rome Reports", Javier Martínez Brocal, quien lo descubrió el martes pasado saliendo de una tienda de discos del centro de Roma.

Francisco había ido a visitar a los propietarios de la disquería, quienes eran antiguos conocidos de él, cuando era cardenal, y visitaba la capital italiana periódicamente por sus tareas religiosas.

Document

En la carta, el pontífice asegura que tomó "todas las precauciones" para no ser visto, pero lamentablemente justo había en el lugar un periodista en la parada de taxis.

 

 

"Lo que más extraño en esta diócesis es no poder callejear, como lo hacía en Buenos Aires, yendo caminando de una parroquia a otra. Gracias por cumplir con su vocación aunque sea poniendo en dificultad al Papa", añadió bromeando en el mensaje enviado al periodista.

El periodista Martínez Brocal había enviado una carta previamente para disculparse por haber tomado esas imágenes y por lo inusual de ver al Papa por las calles de Roma casi como una persona común.

"Me da pena que el Papa, que es un amante de la libertad, tenga que estar encerrado en su casa porque cada vez que se mueve le descubre una cámara. Le escribí para decirle que lo siento y que por otro lado hacía falta una noticia como esta que hace sonreír, en esta época en la que sólo hablamos de tragedias", dijo el periodista.

Todo el drama se originó a raíz de que el martes pasado, Francisco acudió  a "Sterosound", una de las pequeñas e históricas tiendas de música de Roma cerca del Panteón, y permaneció dentro del local unos 15 minutos.

Según relataron los propietarios a Martínez Brocal, Francisco, un conocido apasionado por la músicaera un asiduo visitante de la tienda cuando todavía no tenía su cargo de Pontífice era conocido como Jorge Bergoglio y se desempeñaba como arzobispo de Buenos Aires.

Como gesto de reconocimiento, los dueños de la tienda le obsequiaron a Francisco un disco, aunque se negaron a confesar cuál.

Te puede interesar:

Dejanos tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Más en:El mundo