Facebook

DestacadaEntrevistasImagen ArribaPolíticaSociales
DOS VOCES DEL CONFLICTO

Paro de productores de maíz: especialistas explican por qué se tomó la medida

Hoy, la Mesa de Enlace inició un paro de 72 horas contra el cierre temporal de las exportaciones de maíz anunciada por el Gobierno el pasado 30 de diciembre. Pese a que este lunes el Ministerio de Agricultura dio marcha atrás, el sector campo continuará con la medida de fuerza, por lo que Oeste Platense dialogó acerca de sus implicancias con el economista José Castillo y con el presidente de la Confederación de Asociaciones Rurales de Buenos Aires y La Pampa (CARBAP), Matías de Velazco.

Hace diez días, el Gobierno anunció la suspensión de exportaciones de maíz alegando un «deficit» de abastecimiento del mercado interno. «Esta decisión se basa en la necesidad de asegurar el abastecimiento del grano para los sectores que lo utilizan como materia prima en sus procesos de transformación, básicamente la producción de proteína animal como carne de cerdo, pollo, huevos, leche y feedlot, donde el cereal representa un componente significativo de sus costos de producción”, señaló la cartera que conduce Luis Basterra a través de un comunicado.

Sin embargo, ante la gran resistencia por parte de quienes exportan maíz y el temor a desatar un enfrentamiento que pase a mayores, Nación dio marcha atrás con la medida. «Considerando desde el Gobierno Nacional que se alcanzó el compromiso de garantizar la oferta de maíz a las distintas cadenas de producción (…) se decide dejar sin efecto provisoriamente la medida de suspensión de registros de DJVE de Maíz», indicaron.

No obstante, regirá de manera provisoria un límite de 30 mil toneladas diarias al volumen de operaciones del cereal que se pueden registrar de manera oficial. En este marco, Matías de Velazco consideró que «sigue habiendo una intervención en los mercados, por lo tanto se va a mantener el paro».

El titular de CARBAP explicó: «El stock de maíz es entre 8 y 10 millones de toneladas. Es el maíz viejo, que se cosechó en el 2020. Ese stock de maíz sobra para el consumo interno argentino y por supuesto para abastecer la exportación, hay que tener en cuenta que en marzo empieza a entrar el maíz de la cosecha nueva»

En esta línea, consideró que el Gobierno implementó tal restricción porque «lo que busca hacer es una oferta artificial de maíz en el mercado interno para que baje el precio, dado que es un insumo fundamental de industrias como la avícola, porcina, etcétera. Ha habido un lobby por parte del sector de los polleros, básicamente, para poner esta traba a la exportación del maíz».

Pese a la existencia de diálogo entre ambas partes, De Velazco advirtió que «si (el Gobierno) sigue con este tipo de maniobras, va a un enfrentamiento más severo» con el campo. «Lo que hay que tener en cuenta acá es que hay muy poca paciencia por parte de los productores para volver a soportar estas costumbres ‘cristinistas’ de intervención del mercado», aseguró.

Por otra parte, el economista e integrante de Izquierda Socialista, José Castillo, negó que los exportadores de maíz se vean afectados ya que integran «un sector terriblemente concentrado y que hace una renta extraordinaria siempre, en cualquier momento, haya retenciones o no, el precio esté un poco más arriba o un poco más abajo. En todas las situaciones es un sector que ha ganado muchísimo».

En la misma línea, afirmó que «es un sector que se niega sistemáticamente a compartir sus súper ganancias con el resto de la sociedad» y que «cuando sus intereses entran en conflicto ponen como mascarón de proa al pequeño productor».

Asimismo, Castillo expuso que la medida de fuerza que lleva a cabo la Mesa de Enlace «afecta al suministro del mercado interno, sobre todo de aquellos granos que tiene afectación sobre los costos y, sobre todo, en los precios. Si se radicaliza la medida por el lado de la no liquidación, ahí estaríamos en un problema».

En cuanto a la decisión del Gobierno, manifestó: «Estoy de acuerdo con que tiene derecho a intervenir. Puede poner una retención, puede poner un cupo en el caso en particular del maíz, que es muy distinto al de la soja porque el maíz es insumo interno y es muy importante en un montón de productos alimenticios, y en la alimentación de ganado».

«Hace muchísimas décadas es un desmadre todo. El Gobierno está diciendo ‘si nosotros no ponemos esta prohibición de exportación de acá a marzo nos quedamos sin maíz para el mercado interno’, por lo tanto se va a dar una puja entre exportadores y mercado interno, y el precio se va a ir por las nubes», agregó.

En cuanto a la falta de claridad en cuanto a las toneladas de maíz, ya que desde el oficialismo afirman que hay disponibles 30 mil millones de toneladas y los productores dicen que son 100 mil millones, el economista responsabilizó al Estado.

«No hay ningún organismo de control porque en el menemismo se eliminaron las juntas reguladoras de granos y de carne, entonces es una discusión de locos. Si hubieran 100 mil millones toneladas está bien, porque para qué vas a poner una restricción si efectivamente alcanza para el mercado interno y el externo. Y si efectivamente fuera que sólo hay 30 mil millones. tenes que poner la restricción», valoró.

«Ahora mi pregunta es cuánto hay. ¿Dónde puedo ver yo cuál es el organismo oficial para entrar por internet y ver el número? Ahí está el nudo de la cuestión», destacó Castillo. Conjuntamente, el economista hizo hincapié en la falta de profundización en las medidas respecto al sector agropecuario y de control estatal.

Al respecto, opinó que el Gobierno tendría que «ponerse los pantalones largos» nacionalizando el comercio interior y formando juntas reguladoras. «Después llora sobre la leche derramada, pero no toma medidas de fondo. A mi me da la sensación de que el Gobierno ladra pero después no avanza nada, no hay un control sobre el mercado granario», reflexionó.

«Nacionalizar el comercio interior terminaría con este show del que se benefician cuatro grandes exportadoras que concentran el comercio del maíz y la soja. Dejaríamos de andar pidiéndoles de rodillas que abastezcan el mercado interno», concluyó Castillo.