Facebook

Imagen ArribaLa CiudadPolíticaSociales
EMERGENCIA CULTURAL

Piden que se apruebe la ordenanza que regulará a los espacios culturales platenses

Esta mañana, la Comisión de Cultura, Educación y Deporte del Concejo Deliberante local llevó a cabo una reunión en la que recibió a distintos referentes de casas culturales que piden la aprobación urgente de la Ordenanza 11.301 ante la difícil situación económica que se encuentran atravesando.

En la reunión, de la que participaron los ediles Verónica Rivas, quien preside la comisión, Sabrina Bastida, Yanina Lamberti, Virginia Rodríguez, Carla Fernández, Darío Musto, Ana Castagneto y Francesco Arriaga, los referentes de espacios de culturales alternativos remarcaron la necesidad de aprobación urgente de la normativa, que regulará el funcionamiento de dichos espacios, lo que permitirá que se les pueda otorgar subsidios municipales, excepciones del pago de tasas, entre otros beneficios.

 

El sector cultural viene manifestando y visibilizando su difícil situación tanto en las redes sociales como en la vía pública, solicitando respuestas por parte del Ejecutivo municipal.

El proyecto presentado por la concejala del Frente de Todos, Ana Castagneto, e impulsado por la Red Multicultural, que contempla a 50 de los 66 espacios culturales de la ciudad, junto a otros colectivos, contempla la declaración de la Emergencia Cultural y, conjuntamente, asistir económicamente a personas y espacios relacionados con el arte y la cultura local, exceptuar del pago de tasas municipales a los espacios vinculados, asistencia económica y alimentaria a trabajadores en estado de emergencia, solventar de gastos de adecuación y equipamientos para la reapertura bajo los protocolos correspondientes, promover de clases o talleres dedicados a la formación cultural y brindar herramientas tecnológicas y sanitarias en el marco de la pandemia, entre otras cuestiones.

En este marco, cientos de trabajadores de la cultura local golpeados por la pandemia esperan la aprobación de la ordenanza que será un «salvavidas» no sólo para ellos sino también para decenas de espacios culturales que se encuentran en riesgo de cerrar definitivamente sus puertas.