Facebook

DestacadaImagen CentradaLa ciudadLa CiudadSin categoría
INTERNOS DE LA UNIDAD N°9

Presos hicieron 300 tapabocas para bomberos voluntarios

En las últimas horas, internos de la Unidad N°9 elaboraron 300 tapabocas para los bomberos voluntarios de San Miguel del Monte. La producción se realizó en los talleres textiles bajo estrictas medidas de bioseguridad.

 

Personas privadas de libertad de una confeccionaron cientos de tapabocas y los donaron al Cuartel de Bomberos Voluntarios de la localidad bonaerense situada a 102 kilómetros de La Plata. Los internos pertenecen al penal ubicado en la intersección de las calles 10 y 76, perteneciente al Complejo Penitenciario La Plata, dependiente del Servicio Penitenciario Bonaerense (SPB), en el marco del programa “Más trabajo, menos reincidencia”, impulsado por el Ministerio de Justicia y Derechos Humanos de la Provincia.

 

 

Fueron ocho presos los que cortaron las telas y cosieron los elementos de bioseguridad para preservar la salud de los bomberos ante la pandemia de Coronavirus. La materia prima fue suministrada por la Subdirección de Trabajo Penitenciario, y también se reutilizaron materiales que sobraron de la confección de artículos de protección que se donaron a otras instituciones, en diferentes oportunidades.

 

 

Nicolás, del pabellón 11, se mostró muy conforme con la labor y expresó: “Haber participado de este trabajo y colaborar con las personas que lo necesitan, sobre todo en esta pandemia, nos da una gran satisfacción. Los bomberos siempre están disponibles cuando se los necesita y ayudan sin pedir nada a cambio”. La entrega de los barbijos se realizó ayer en la Unidad N°9 y el presidente de la Asociación de Bomberos Voluntarios de Monte, Mario Santellán, se acercó hasta allí para recibirla: “Estamos sorprendidos porque no esperábamos algo así. Estos chicos colaboraron con nosotros para que podamos auxiliar a otra gente. Realmente, estamos muy agradecidos”.

 

 

En el cuartel de Monte trabajan 50 efectivos y otros 15, que también pertenecen a esa sede, cumplen su tarea en un destacamento ubicado en la localidad de Abbott. “Ni bien volvimos de la Unidad repartimos los tapabocas en los móviles, para que cada bombero tuviera el suyo”, contó Santellán. Por su parte, el director de la cárcel, Ernesto Agüero, recalcó la importancia de colaborar con los actores fundamentales de la sociedad y expresó que “cuando los internos aprenden un oficio, no solo se está contribuyendo al futuro de ellos, sino que también se está trabajando para la seguridad ciudadana”.