Facebook

La Plata, 27 de Septiembre de 2020
Nubes, Temperatura: 15°
Fuente: El País
El mundoSociales
INDONESIA

Quienes no respeten el uso de mascarillas deberán cavar tumbas

El gobierno de Gresik, una localidad ubicada en la isla de Java, Indonesia, decidió que quienes incumplan el uso de la mascarilla deberán cavar tumbas para los fallecidos por COVID-19. Hasta el momento, ocho personas fueron condenadas a cavar tumbas para las víctimas fatales de COVID-19 como castigo por incumplir el uso de los protocolos sanitarios estipulados para enfrentar la pandemia. 

Indonesia, fue uno de los países asiáticos más golpeados por por el virus. Hasta el momento, 225.000 personas se infectaron, 161.000 se recuperaron y 8965 perdieron la vida. A principios de mes, el Instituto Eijkman de Biología Molecular, con sede en Yakarta, la capital, identificó que la cepa de coronavirus en ese país es 10 veces más infecciosa que la de Wuhan, donde se originó. 

Es por ello las autoridades de Gresik decidieron tomar esta drástica medida contra quienes se muestran reacios a ponerse la mascarilla en público o bien la usan incorrectamente. De acuerdo a un reporte publicado por el diario The Jakarta Post, hasta la fecha ocho personas fueron condenadas a cavar tumbas para los fallecidos por COVID-19.

Los sancionados son llevados por autoridades policiales al cementerio público de Ngabetan, una villa de Gresik. «En estos momentos tenemos solo tres excavadores disponibles, así que creo que debemos poner a estas personas a trabajar con ellos”, expresó Suyono, el jefe del distrito. Además, afirmó que «se ocuparán especialmente de evitar que los renuentes a respetar las medidas de seguridad contra la propagación de los contagios participen en los sepelios».

El plan es dividirlos en equipos que ayuden a los profesionales de la excavación. Uno cavará la tumba y el otro instalará tablas para acomodar los cajones. Esperan que con tal medida, se logre frenar las infracciones ante la etapa más crítica que traviesa el país: sólo en la semana pasada murieron más de 100 personas.