Facebook

El mundo
ABU SIMBEL

Recorré un increíble templo egipcio de 3200 años desde tu sillón

Ayer tuvo lugar uno de los fenómenos más esperados para los amantes del Antiguo Egipto. El 22 de febrero es una de las dos fechas del año en la que el sol ilumina la estatua de Ramsés II en el templo de Abu Simbel, erigido en su honor y el de los dioses Ptah, Ra-Horakhty y Amón-Ra.

El templo, que se encuentra en la región sur de Egipto (conocida como Nubia) fue levantado luego de la batalla de Kadesh contra los hititas. Ambos bandos se atribuyeron la victoria luego del tratado de paz que puso punto final a las hostilidades, y el complejo de templos en honor a Ramsés y su esposa favorita Nefertari fue erigido como muestra de poder ante los enemigos del sur.

Este sitio, uno de los más visitados del país africano, tiene la particularidad de haber sido completamente reubicado de su locación original en la década de los 60′ del siglo pasado.

La construcción de la represa de Asuán y las eventuales inundaciones provocadas por el lago Nasser amenazaban con sepultar bajo el agua todo el complejo, por lo que fue desarmado de a bloques y ubicado en una colina artificial, 200 metros más lejos del lago y en una zona más alta.

Dicha colina es en realidad una enorme bóveda de cemento cubierta para simular una pared de piedra, símil a la roca en la que fue levantada originalmente el templo.

 

Todo el edificio fue cortado en bloques de menos de 30 toneladas y reubicado en una bóveda de cemento.

 

Los expertos creen que las fechas elegidas por los constructores originales pueden estar asociadas al nacimiento y a la coronación del faraón. Además, piensan que el hecho de que el sol ilumine su estatua en el interior se asocia con la revitalización de su figura mediante la energía del dios-sol.

En tanto, en su página de Facebook, el Ministerio de Antigüedades del país africano puso a disposición del público un recorrido virtual del templo principal que se puede encontrar haciendo clic acá.

En la visita online se reseñan los frescos y estatuas que adornan los espacios interiores del templo. Cabe recordar que el complejo tardó 20 años en ser construido, estimándose su finalización en el año 1267 AC.