El mundoDestacada
MAÑANA

Sin un favorito claro, los alemanes elegirán al sucesor de Merkel

Más de 60 millones de alemanes están llamados a elegir mañana en las urnas al sucesor de la canciller Angela Merkel, quien deja el cargo tras 16 años, en unas elecciones sin un favorito claro.

 

 

A diferencia de la Argentina, en Alemania el jefe del Gobierno no es elegido directamente, sino por el nuevo Parlamento. No obstante, la figura del candidato al Ejecutivo designado por cada partido juega una relevancia creciente en el electorado.

Este año, tres de los 47 partidos que compiten en los comicios presentaron un aspirante a la Cancillería: la conservadora Unión Demócrata Cristiana (CDU) de Merkel y su socia de Bavaria, la Unión Social Cristiana (CSU), eligieron a Armin Laschet, presidente de la CDU y premier del estado de Renania del Norte-Westfalia; los socialdemócratas (SPD) al popular ministro de Finanzas y vicecanciller Olaf Scholz; y los Verdes a su copresidenta Annalena Baerbock, una novedad en sus 40 años de historia.

En una de las campañas electorales más palpitantes en décadas, dado que las tres formaciones fluctuaron constantemente en los sondeos. Pero, en las últimas semanas, el SPD tomó la delantera gracias a la imagen positiva de Scholz. Se trata del segundo político mejor valorado en el país después de Merkel.

En un intento de garantizar la continuidad y estabilidad tan anhelada por los alemanes, se presentó como el más merkeliano de todos los aspirantes. No sólo emuló a la canciller, sino que copió sus frases y hasta su famoso gesto de hacer un rombo con las manos.

Según el último sondeo del Instituto Forsa, el SPD tiene una intención de voto del 25%. La alianza conservadora un 22% y los ecologistas un 17%, mientras que los indecisos se elevan al 25%.

Si los pronósticos se cumplen, solo una coalición de al menos tres partidos tiene posibilidades de alcanzar la mayoría absoluta en el Parlamento y formar Gobierno.

Las posibilidades son múltiples, pero tanto los ecologistas como los liberales del FDP (con 11% de intención de voto) serán partidos claves a la hora de forjar un nuevo Gobierno.

Scholz podría resultar canciller si los socialdemócratas se alían con los Verdes y los liberales o si cogobiernan con los ecologistas y el partido La Izquierda. Aunque también podría si lo hacen con el FDP y la alianza conservadora CDU/CSU, en caso de mantener la ventaja.

Pero Laschet también podría asumir el Gobierno si llega a un acuerdo con los liberales y los Verdes. Lo único que parece descartado es la inclusión en el futuro Gobierno de la fuerza de extrema derecha Alternativa para Alemania (AfD). El partido, tiene sólo un 11% de intención de voto.

Dejanos tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Mas en:El mundo