Facebook

DeportesDestacadaEntrevistasLa CiudadSociales
MUJERES EN EL TURF

Todo sobre Luján Asconiga, la primera argentina que correrá en el International Jockey Challenge

La platense María Luján Asconiga sorprendió tras ser la primera mujer argentina en ser seleccionada por el Jockey Club de Arabia Saudita para correr en el Internacional Jockey Challenge, la «nueva meca» del turf mundial. Oeste Platense dialogó con ella acerca de todo: ¡conocela!

 

 

A los 27 años, María Luján no sólo hizo realidad su sueño de la infancia (ser jocketa) sino que cosechó uno de los logros más importantes de su carrera: correr en el International Jockey Challenge. Es por ello que esta noche, entre los nervios y el entusiasmo, arribará el avión rumbo a Arabia Saudita acompañada de su profesor de idiomas.

«Me crié con caballos, pero de andar. Al hipódromo iba de chica pero como público, no tenía ni idea de lo que eran los caballos de carrera. Iba porque me gustaba verlos, nada más», contó respecto a sus primeras relaciones con el mundo del turf.

 

 

No obstante, señaló: «Siempre me gustó, de chica siempre decía que quería ser jocketa. Me anoté en la Escuela de Aprendices de San Isidro a los 18, cuando terminé la escuela. Ahí fue la primera vez que monté un caballo de carrera».

La berissense, estudió dos años en La Plata y decidió cambiarse a San Isidro debido a la falta de prácticas. «Me fui a San Isidro porque veía que a los chicos de allá los llevaban a correr a los hipódromos del interior antes de debutar oficialmente. Yo creía que eso me iba a hacer falta a mí, acá en La Plata no hubiera adquirido toda esa experiencia. Acá practican vareando y con el caballo mecánico, y hacen alguna carrera muy de vez en cuando entre los chicos de la escuela: y no es lo mismo correr cada fin de semana que cada tanto», explicó.

Sin embargo, el camino fue difícil: «Fue un sacrificio viajar cada fin de semana a correr, porque salía de nosotros todo lo económico. Ibamos mucho a Concordia, que queda como a 600 kilómetros de acá, a Santa Fé, a Azul, Tandil. Era todo un viaje para ir y venir en un día».

 

 

En cuanto a la profesión, que implica un esfuerzo constante, confesó: «Dejé muchas cosas por esto. Cuando empecé la Escuela tenía un montón de amigas, salía y todo. Cuando empecé perdí un montón de amistades, dejé de ir a los cumpleaños o a las cenas familiares porque no podía. Es bastante sacrificado. No tenés vacaciones, feriados, nada».

No obstante, todas aquellas privaciones fueron recompensadas. «No lo podía creer. Ya cuando me enteré que habían pedido mis datos no lo podía creer. Veía lejísimos la chance de que me elijan, porque así como habían pedido mis datos se los habían pedido a muchas jocketas de todo el mundo: solamente elegían a 7. Y cuando me llamaron avisándome que había quedado como titular fue increíble. La única de América soy yo», expresó, todavía sorprendida.

Así, la flamante jocketa, caracterizada por su humildad y su sonrisa, no olvida sus orígenes y le está eternamente agradecida a quienes confiaron en ella: luego de participar de la Saudi Cup podría radicarse un tiempo en Bahrein para continuar con su campaña.

 

 

«Este mundo (el del turf) es muy machista. Es más dificil para la mujer porque la mayoría de los cuidadores piensa que el hombre tiene más fuerza, más vigor y todas esas cosas, pero la verdad es que dentro de todo he tenido suerte», opinó.

«He caído con buenas personas que me han apoyado, que me han dado monta y la oportunidad de correr», señaló. En este sentido apuntó al stud El Gruñón, al que le corre desde hace años: «Siempre le corro, son los que más me han dado una mano. El Grupo 1 que gané, que es por lo que me eligieron para ir a Arabia Saudita, fue con un caballo de ellos. Mi primer carrera la gané con un caballo de ellos también», concluyó.