ABASTO

Tras violenta fuga, trabajadores del instituto Aráoz Alfaro pidieron más vigilancia y mejoras salariales

352vistas

El brutal ataque al que fueron sometidos los trabajadores del instituto de menores Aráoz Alfaro de Abasto, el sábado a mediodía, por parte de dos sujetos que ingresaron armados y con una alta carga de violencia para dar fuga a un grupo de seis internos, trascendió los márgenes policiales para dejar al desnudo el estado de indefensión y la crisis salarial que atraviesan quienes todos los días cumplen con su responsabilidad de velar por la seguridad de los chicos alojados en ese predio.

El martes, cuando en el complejo de minoridad de 520 y 226 aún reinaba el asombro, en medio de la incisiva custodia de las cámaras de los canales de televisión más importantes del país, los asistentes sociales se mantenían en estado de asamblea permanente para exigirle a las autoridades más vigilancia externa y también para hacer escuchar sus reclamos por aumento de sueldo acorde al trabajo de “responsabilidad” y “peligrosidad” que llevan adelante.

«Hemos pedido camiones de infantería, que los prometieron pero no cumplieron”, fue uno de los puntos señalados durante la asamblea. En relación a este pedido recordaron que “el sábado a mediodía los delincuentes entraron como quisieron, con pistolas, nos pegaron, nos encañonaron, nos maltrataron”. Además expresaron que “la seguridad no sólo es necesaria para nosotros, también para los vecinos de acá de la zona y sobre todo para los chicos que están acá adentro”.

Los asistentes aseguran además que cumplen con funciones de “peligrosidad”. En tal sentido, pusieron de manifiesto que “los salarios son muy bajos, no alcanzan, deberíamos cobrar más no sólo por el contexto económico sino precisamente por el riesgo que implica trabajar en el instituto”.

Los asistentes aclararon que si bien la medida afecta a algunas tareas laborales “continuamos con el cuidado de los chicos”. “Hemos reducido tareas, pero con los chicos estamos siempre atentos para que estén bien”, remarcaron.

Leave a Response