Facebook

Miércoles, 21 de octubre de 2020
16° nubes dispersas
DestacadaEntrevistasEtcheverryImagen CentradaLa ciudadLa CiudadSin categoría
SE VA HACIENDO REALIDAD

Un Campo de Deportes: el sueño de los jóvenes de la parroquia de Etcheverry

En los últimos días, un gran avance se vió en el predio perteneciente a la Iglesia San Vicente de Paul ubicado en 52 y 225, donde realizaron trabajos de acondicionamiento de suelo para crear una pista de atletismo, circuito aeróbico y cancha de fútbol.

Hace unos días, un gran trabajo llevó adelante el Padre de la Parroquia San Vicente de Paul, Gustavo Vives, junto a vecinos de la comunidad que colaboraron en el arado de la tierra y la limpieza de predio que tiene la Iglesia en la calle 52 y 225 de Etcheverry.

En este contexto de pandemia y con las aperturas que se están dando a nivel local, bajo estrictos protocolos sanitarios, integrantes de la Parroquia llevaron a cabo en los últimos días un marcado de la pista y un relleno de tierra en los lugares poceados.

En una entrevista con este medio, uno de los integrantes del grupo de jóvenes “Sueño de Dios”, Nicolás Canepa, comentó » el campo es de una familia que no es de la comunidad y decidió ceder un pedazo del terreno hace varios meses para las actividades que organiza la iglesia y contribuir con el pueblo», señaló el referente.

Por otro lado, expresó «los trabajos que se están realizando corresponden a una pista de atletismo que bordea la cancha de fútbol, además de una limpieza completa del terreno.

Cabe señalar que dentro del predio existe un tinglado que más adelante será restaurado a nuevo, en tanto desde la institución afirman que lo siguiente es construir baños para hacer más funcionales las instalaciones, sobre todo teniendo en cuenta los recaudos que solicita la nueva normalidad.

GRUPO DE JOVENES «SUEÑO DE DIOS»

El grupo de jóvenes llamado «Sueño de Dios» comenzó hace casi un año y esta conformado por chicos de 13 a 18 años. En ese sentido, los líderes de grupo lo entendieron con la idea de formar y guiarlos por el camino de la fe, pero sobre todo, el de la educación.

En pocas palabras, Cánepa, también afirmó «la idea era formar el grupo, para cuando los chicos tomen la comunión no se vayan de la Iglesia como un simple compromiso, sino que sigan participando con la iglesia y sus actividades para el bien de la comunidad», remarcó.

A comienzo de año, en el mes de febrero empezaron a hacer un vivero en el predio donde armaron plantines e injertos de otras plantas, las cuales algunas se usaron para la parroquia tiempo después.

En síntesis, Nicolás, remató «es por eso que se hicieron actividades deportivas, momentos de reflexión y acompañamiento personal para los mas chicos. Tomamos el campo como un lugar nuestro para estas actividades».