Facebook

DestacadaEl paísImagen ArribaLa CiudadSociales
HIPÓDROMO DE SAN ISIDRO

Un vareador pidió un aumento de sueldo y recibió una piña

El pasado domingo, un vareador que pidió un aumento de sueldo a su empleador recibió una piña en la cara. El hecho de violencia laboral, que tuvo lugar en el hipódromo de San Isidro, generó la indignación del turf nacional, por lo que Oeste Platense dialogó con Mariano Presidente, el trabajador violentado.

El fin de semana, Presidente recibió una trompada en la cara luego de pedirle un aumento salarial a su jefe, el cuidador del stud Alfalfar y también del Vacación. Al respecto, el vareador explicó a este medio: «Tenés que ganar $29.500 por dos caballos, si tenés un tercero $7.500 más. Y si tenés un cuarto, como tengo yo, te tienen que pagar un poco más: serían casi $45 mil por cuatro caballos».

No obstante, el afectado se encontraba atendiendo seis caballos por un sueldo de dos. «Ya estoy cansado de trabajar por $30 mil teniendo seis caballos a cargo. Yo le pedí lo justo y necesario, le dije que no me estaba alcanzando lo que me estaba dando por los seis, que me pagara $45 o $50 por lo menos», contó el trabajador golpeado, y agregó: «Se enojó, empezó a insultarme y después me dio una trompada, el chico de seguridad que vio la situación vino al stud en seguida».

 

EL MALTRATO LABORAL,YA NO SÉ SILENCIA!!! Lamentablemente vamos a dar a conocer una respuesta denigrante, repugnante por…

Publicado por Vareadores Unidos en Domingo, 14 de febrero de 2021

 

El episodio generó el repudio de diversos sectores de la actividad que se expresaron al respecto. La agrupación Vareadores Unidos, dejó sentada su postura en una publicación en la que aseguró que los abusos de poder «son más frecuentes de lo que imaginan» y que «los malos modos y agresiones son naturalizados y pasan a formar parte de las ‘reglas del contrato'».

En tanto, el vareador maltratado señaló: «Me están asesorando unos abogados, ya hice la denuncia y tengo todos los papeles. Mañana me voy a presentar a trabajar, voy a ver cómo me recibe después de lo sucedido. Me despidió de boca igual, pero tengo que esperar a ver qué pasa con lo legal».