Facebook

DestacadaImagen ArribaLa CiudadSociales
HIPÓDROMO DE LA PLATA

Una pista desastrosa: caballos y jockeys en peligro

Pese a que el Gobierno provincial destinó fondos a la administración del hipódromo de la ciudad, tanto la pista de carreras como el resto de la infraestructura se encuentran en malas condiciones. En este marco, trabajadores del recinto manifestaron a Oeste Platense el peligro que implica correr allí, ya que jockeys y caballos corren el riesgo de accidentarse.

Ayer, uno de los trabajadores filmó con indignación el momento en un camión regador alquilado por la administración de Pablo Oriolo regaba la pista en un intento de acondicionarla. En esta línea, explicó: «Así no se puede regar, porque al ser una pista de competencia necesita doce centímetros de agua, por eso yo hacía riego a mano con las mangueras, que tienen que ser de una pulgada. La pista se tiene que regar con el aro de riego que está roto y nunca más repusieron, el camión se debe usarse solamente para mantenimiento de la parte exterior, pero la parte interior que es donde se realizan las carreras debe ser regada con mangueras».

Debido a la desidia y la falta de inversión, la administración debe alquilar el camión regador ya que nunca se le hizo mantenimiento a la flota automotora. «El hipódromo hace más de 50 años que tiene su propia flota de camiones. Los automotores se amortizan por su tiempo de uso, entonces se tienen que renovar, toda dependencia del Estado tiene sus vehículos propios para su funcionamiento, por ejemplo un ministerio», sostuvo el trabajador, y agregó: «Sucede que desde la gestión anterior no se les hizo mantenimiento y se fueron rompiendo, porque las piezas mecánicas sufren su deterioro».

De este modo, los jockeys corren día a día en una pista que no sólo no está en condiciones sino que es un peligro para sus vidas y la de los equinos. «Al estar la arena floja se corren muchos riesgos. Lo único que queremos es que la gente del turf platense pueda tener una pista digna y que pueda trabajar en las condiciones que se merece», señaló el empleado. Cabe recordar que fue esta falta de mantenimiento la que generó los accidentes de los jockeys Damián Hernández y Luciano Paredes, quienes hasta el día de hoy se encuentran imposibilitados de correr.

Finalmente, vale decir que, tal como se ha hecho eco este medio en reiteradas oportunidades, los trabajadores del turf no sólo denuncian día a día los atropellos y la desidia que sufren, sino que luchan y reclaman para que dicha situación cambie.