Facebook

DestacadaImagen ArribaImagen CentradaLa CiudadSociales
PIDEN RESPUESTAS DEL MUNICIPIO

Vecinos de Plaza Malvinas se manifestaron tras las sucesivas fiestas clandestinas

Los eventos nocturnos, la música a todo volumen y el descontrol vienen teniendo lugar desde hace al menos tres años en las inmediaciones de Plaza Malvinas. Sin embargo, desde marzo la problemática se agudizó y el pasado fin de semana se llevó a cabo una fiesta clandestina de la que participaron más de 1500 jóvenes y uno debió ser trasladado a un hospital debido a un coma alcohólico. Esa fue la gota que rebalsó el vaso: cansados de la falta de respuestas por parte del municipio, esta mañana los vecinos se manifestaron.

Antes de la pandemia, distintas fiestas nocturnas venían sucediéndose los fines de semana en la tradicional plaza de 19 y 51. Pero, con el establecimiento del aislamiento social, preventivo y obligatorio y la posterior prohibición de todo tipo de reunión social, los jóvenes platenses comenzaron a reunirse allí con más frecuencia. Tan así, que ya no hay fiestas sólo los fines de semana sino también los días de semana.

En esta línea, los frentistas denuncian que amanecen muchas veces con sus veredas y paredes orinadas y vomitadas. «Estamos acá porque hace casi cuatro que no podemos descansar. El tema surgió cuando en Plaza Moreno hubo un accidente fatal en 2017, porque toda la actividad nocturna se trasladó acá», dijo Gladys, una de las vecinas, a este medio, y agregó: «Venimos reclamando a las autoridades que tomen medidas. Con la nueva secretaria de Convivencia y Control Ciudadano, Virginia Pérez Cattaneo, hubo un cambio de actitud, de hecho nos concedió una entrevista ni bien se la pedimos, pero todas maneras las acciones que están llevando a cabo no son las suficientes».

 

Gladys, una de las vecinas que se manifestó.

 

«Pedimos que se prevenga esto y no se permita que las personas ingresen a la plaza. Vemos que paran los autos y sacan las heladeritas con bebidas y los parlantes, después vomitan y orinan en nuestros frentes y tenemos que limpiar nosotros», contó la mujer.

Germán, otro vecino, destacó que «la única que dio la cara fue Pérez Cattaneo, de (Julio) Garro no sabemos nada. Todos hablan de la fiesta pasada, de 1500 personas, pero no es un hecho aislado: esto viene sucediendo hace rato y se está magnificando ahora porque es como que se liberó la zona«. Además, señaló que el problema no son solo los ruidos molestos que generan las fiestas y que no les permiten descansar, sino que hay más normas que se infringen ya que «circulan autos que ni siquiera tienen patente y motocilistas que andan sin casco, haciendo willie y con acompañante «. «Esto está afectando nuestra calidad de vida», aseguró el frentista.

«Nosotros, como ciudadanos, tuvimos que ir a hacer la VTV, pagamos nuestros impuestos y cumplimos con las normativas, y con esta gente ¿qué pasa?», valoró en la misma línea Gladys. Conjuntamente, la frentista damnificada añadió que su mayor temor es que «un día alguien salga de acá manejando en total estado de ebriedad y provoque una desgracia».

Pese a que esta vez se manifestaron de manera pacífica y sin cortar ninguna de las calles, los vecinos aseguraron a Oeste Platense que, si continúa la inacción por parte del Gobierno municipal, perderán la paciencia y tomarán medidas de fuerza más drásticas.