Facebook

El paísImagen CentradaLa CiudadSociales
MALVINAS

«Yo también hablo»: impulsan que ex combatientes denuncien las torturas sufridas por sus superiores

El Centro de ex Combatientes Islas Malvinas (CECIM) La Plata y la Comisión Provincial por la Memoria (CPM) lanzaron hoy la campaña pública «Yo también hablo», destinada a soldados conscriptos que hayan sufrido torturas y malos tratos por parte de sus militares superiores durante el conflicto bélico y que hasta la fecha no lo hayan denunciado.

La iniciativa se lanzó en el marco de la conmemoración de los 39 años de ese conflicto bélico que se desarrolló hoy en la Plaza Islas Malvinas, en el que se desplegó una bandera de 12 metros de longitud con la leyenda «Justicia por Malvinas. Condena a los torturadores de sus propios soldados. Sumáte al a campaña ‘Yo Hablo'».

En este marco, el secretario de Derechos Humanos del CECIM La Plata, miembro de la CPM y del Instituto Malvinas de la UNLP, Ernesto Alonso, explicó a Télam que durante el conflicto bélico «hubo graves violaciones» a los derechos humanos. «Hoy no sólo recordamos a todos los compañeros que cayeron en 1982 sino que además lanzamos la campaña ‘Yo también hablo’, que busca tender un puente a aquellos compañeros que no pudieron contar, hablar, verbalizar la experiencia vivida en Malvinas», dijo.

 

LA CAMPAÑA 

Alonso sostuvo que aquellos ex combatientes que deseen formular denuncias podrán hacerlo al correo [email protected] o al teléfono al 0221-4262900, y señaló que «en muchos casos, hay compañeros que ni siquiera han contado estos hechos a su propia familia».

Un spot de la campaña precisó: «Si durante la guerra de Malvinas sufriste maltratos, violencia y torturas por parte de tus superiores, es tiempo de contarlo. No estás solo, vamos a acompañarte. Porque fueron crímenes de lesa humanidad y necesitamos justicia».

Alonso expuso que la reparación que se pretende lograr tiene que ver con romper con la imposición de silencio que, según él, generó la dictadura y que caló profundamente en muchas personas «que aún llevan esas heridas en el alma y en el cuerpo». «Nosotros entramos en 1981 al servicio militar obligatorio en plena dictadura y, lamentablemente, los militares llevaron el terrorismo a Malvinas», expresó el ex combatiente.

 

LAS TORTURAS

Tanto la CPM como el CECIM son querellantes en la causa que investiga las torturas en Malvinas con trámite en el Juzgado Federal de Río Grande, Tierra del Fuego: la causa 1777/07 se inició en 2007, tiene a 95 militares imputados y más de 120 víctimas de distintas unidades militares que participaron en el conflicto. Entre las torturas que se denuncian en el expediente judicial, se mencionan los estaqueos y enterramientos bajo temperaturas extremas y suelo congelado durante varias horas, amenazas con arma de fuego y sumersión de la cabeza en agua helada.

Cuatro miembros de las Fuerzas Armadas ya fueron procesados por estos crímenes en febrero del año pasado y, en las próximas semanas, entre el 13 y el 22 de abril, otros seis militares deberán prestar declaración indagatoria acusados de imponer tormentos a más de 20 soldados pertenecientes al Regimiento de Infantería Nº 5 del Ejército Argentino.

En ese sentido, Alonso rememoró que existieron «todo tipo de vejámenes por el sólo hecho de ser distintos, pueblo originario, judíos o para disciplinar a la tropa que estaba famélica e iba a buscar comida» y añadió que «valía más la vida de una oveja que la de un soldado». Según el ex combatiente, habría 120 hechos denunciados en todas las unidades militares que participaron en Malvinas y 95 militares imputados con un proceso judicial que estaría avanzando.